Crónica Actividad

Los gráficos al servicio de tus decisiones de inversión

El pasado 19 de mayo se presentó en la Bolsa de Madrid el libro “Guía Práctica de Análisis Técnico”, de Damiá Rey Miró
[01/06/2016]

José Manuel Del Puerto. ELBOLETIN.COM

 

El análisis técnico tiene la capacidad de levantar entre inversores y académicos tanto una profunda devoción como el mayor de los rechazos. Sin embargo, el contraste empírico sirve a muchos para validar el carácter científico de esta disciplina que Damià Rey Miró desgrana en un riguroso pero también didáctico volumen en el que abarca desde la más básica aproximación a la materia hasta la profundización en sus más complejas cuestiones para apoyo del profesional de los mercados.

 

“Antes de comprar y vender, mire el gráfico”. Esa es la recomendación que Damià Rey Miró dirige a los asistentes el pasado 19 de mayo en la presentación de su manual en el Palacio de la Bolsa de Madrid y que hace extensiva a cualquier inversor interesado en sacar el máximo rendimiento a su cartera. Así nace “Guía Práctica del Análisis Técnico”, con el objetivo de que los profanos en esta vertiente del análisis de valores puedan comenzar a emplear sus múltiples herramientas y que los ya iniciados descubran nuevas oportunidades en las líneas y barras de sus pantallas de negociación.

El auditorio de la sala en la que se celebra la puesta de largo del volumen, editado por Bolsas y Mercados Españoles (BME) como parte de su colección Estudios & Investigación, da fe de esta pretensión. A la cita acuden desde traders con una dilatada carrera en bancos de inversión internacionales, hasta modestos inversores minoristas que buscan descubrir en los gráficos las claves para salir lo más beneficiados posible del actual entorno de volatilidad reinante en las principales Bolsas mundiales.

Mesa presentacion libro Análisis Técnico

Acto de presentación del libro en Madrid. De izda. a dcha: Damiá Rey, Beatriz Alejandro y Juan Ignacio Crespo

 

Una amplia trayectoria en el mercado y seis años de trabajo específico por parte de Damià Rey avalan la publicación de este volumen que, a lo largo de seis bloques diferenciados, guía a su lector de forma práctica y esquemática por un método analístico que no ha dejado de ganar adeptos desde que en la segunda mitad de los 90 se popularizaron los mercados de valores. Una herramienta para convertirse en una suerte de “cardiólogo” de la Bolsa que tienda siempre al diagnóstico más acertado, comenta el autor.

La directora del Instituto BME, Beatriz Alejandro, confirma esta apreciación: en los últimos años ha crecido “mucho” el interés por la formación financiera en general, pero en particular por esta disciplina. Un motivo que ha llevado al propio Instituto a desarrollar distintos programas formativos para adentrarse en esta materia. Obviar el análisis técnico a la hora de invertir, en palabras del autor, es “ir a la montaña y no llevar botas”.

Más tajante aún, la sentencia del analista financiero Juan Ignacio Crespo, presente en el acto. “La argumentación en Bolsa y en economía es muchas veces hablar por hablar; solo hay ciclos y vacío, lo demás es opinión”. El autor de “¿Por qué en 2017 volveremos a entrar en recesión? no duda en recomendar “calurosamente” el manual de Damià Rey, porque el recorrido histórico de los gráficos demuestra la existencia de unos ciclos de los que se benefician aquellos que son capaces de anticiparlos y obrar convenientemente en consecuencia.

El autor del manual insiste en que hay ocasiones en la que inversores y gestores se empeñan en “buscar la causalidad y la consecuencia en todo” cuando a veces se trata de “pura dinámica de mercado que concentra y distribuye la contratación”, sin que medien cuestiones estructurales o de fundamento. Es ahí donde el análisis técnico, que en su libro recorre en las vertientes chartista y de velas, aporta las herramientas para “optimizar los puntos de entrada y salida” en un determinado activo de manera que se maximice así el rendimiento de cada posición, tanto en episodios alcistas como bajistas o de mercado lateral.

 

Trasera presentacion libro Análisis Técnico

 

Argumentos de inversión cuando la razón no gobierna el mercado

Ambos expertos coinciden en que la evolución tecnológica de la contratación de valores es otro factor clave a tener en cuenta para considerar el análisis técnico como una herramienta cada vez más útil para el inversor. Ya sea porque el estudio de los gráficos explica las consecuencias de aquello que escudriña el análisis fundamental o porque este último es solo “vestir el muñeco”, como defiende Juan Ignacio Crespo, el técnico se reafirma más y más como un instrumento eficaz a la hora de definir estrategias de compraventa.

Damià Rey explica en su libro también que los mercados son un entorno social y que, por tanto, no siempre se comportan sujetos a criterios racionales, sino que también la avaricia, la euforia, el pánico y otras emociones juegan un papel determinante en su evolución. Crespo apostilla que en estos escenarios es cuando el análisis técnico aconseja en qué momento entrar y cuando empieza a ser momento de retirarse porque “nadie se ha hecho pobre por tomar plusvalías”, por mucho que haya podido dejar de ganar.

Ambos expertos coinciden en que Wall Street, y más concretamente el índice S&P 500, marcan los ciclos al resto de mercados. Sin embargo, reconocen que hay expertos que aún ahora rechazan esta afirmación cuando según ellos tendría sentido simplemente por su volumen de capitalización sobre el conjunto de las Bolsas mundiales. Convencido de esta influencia, Juan Ignacio Crespo vaticina la llegada de una próxima recesión para la que ya se dan los ingredientes de otros periodos de contracción: dudosos datos de productividad en EEUU, desaceleración inducida al mercado global desde una potencia de primer orden -China, en este caso- y abaratamiento de materias primas, -el petróleo-, cita el experto financiero.

 

Ciclos más allá de las cifras macro y la volatilidad

El reputado analista financiero y matemático subraya que el análisis técnico arroja similitudes inequívocas con el proceso iniciado en el año 1966 y que desembocó en la entrada en recesión a mediados de los años 80 del siglo pasado. Sin embargo, concede que el análisis fundamental no apunte en esta dirección porque las cifras macro están anestesiadas por los programas de estímulo de los bancos centrales, a los que se ha confiado que “contengan el dolor que ya no soportamos en Occidente”.

Para refrendar su tesis frente a los que apoyados en el mismo análisis técnico que él baraja niegan la posibilidad de una recesión explica que “nadie hubiera creído en un periodo de expansión económica en los años 70” a partir del segundo shock energético del 79 por el choque entre Irán e Irak y el ‘Gran Invierno’ de 1963 en Reino Unido. “La crisis actual ha sido peor, pero no muchísimo peor”, argumenta a la par que explica que la actual amenaza terrorista tampoco resulta de tan grande magnitud si se compara con los años más negros de IRA en Irlanda del Norte.

En lo que tanto Damià Rey como Juan Ignacio Crespo coinciden es en que vuelven a verse comportamientos idénticos en los índices de mayor relevancia internacional en lo que se refiere a rendimientos, no tanto a tendencia de fondo.

 

Información complementaria:

 

Copyright® Bolsas y Mercados Españoles 2016
[ http://www.bolsasymercados.es ]