Informe de Mercado 2011. Resumen del año.

El año 2011 en los mercados de valores e instrumentos financieros mundiales ha estado marcado por una permanente incertidumbre sobre la capacidad de las economías desarrolladas para consolidar la recuperación iniciada en 2010 y volver a una senda sostenible de crecimiento. El riesgo latente de reducción del ritmo de crecimiento económico global a medida que se agotan los impulsos monetarios y fiscales en los países desarrollados se ha materializado durante el segundo semestre del año, al tiempo que se agudizaba la crisis fiscal en muchos de estos países. Las expectativas de crecimiento raquítico han acentuado las dudas sobre la digestión de los grandes volúmenes de deuda acumulados por el sector público y por los sectores privados y sobre la situación del sector bancario en los países desarrollados. Cuatro años después del inicio en 2007 de las tensiones que han acabado afectando a todos los ámbitos de la economía mundial y con especial intensidad a la actividad financiera y bancaria, la situación dista mucho de haberse estabilizado.

Enmarcado en los parámetros anteriores, el principal foco de tensión financiera mundial en 2011 ha sido el área euro. La arquitectura financiera y política de la moneda única se ha revelado insuficiente para afrontar momentos de gran inestabilidad como los vividos en los mercados por la deuda soberana de Portugal, España, Italia, Bélgica e incluso Francia al final del año. Siguiendo los pasos de Grecia e Irlanda en 2010, Portugal perdía en mayo el acceso a los mercados de deuda pública y se acordaba su rescate por la Unión Europea y el FMI. Posteriormente, a finales de julio, la Unión Europea y el FMI anunciaban un segundo rescate de Grecia cuya negociación dentro de la UE permanece abierta al cierre del año y que trae consigo una “quita” para los tenedores privados de deuda pública griega del 50%. La deuda de España e Italia, por su parte, experimentaba fuertes descensos especialmente durante la segunda mitad del año hasta situar su diferencial de rentabilidad respecto al bono alemán a 10 años por encima de los 5 puntos porcentuales en algunos momentos del ejercicio rompiendo niveles record de la prima de riesgo desde el nacimiento de la moneda única. Ya en diciembre, en un intento de poner freno a los riesgos de desintegración del área del euro, la gran mayoría de los países del área llegaban a un acuerdo marco para iniciar una nueva etapa basada en reglas fiscales muy estrictas y cesión de soberanía fiscal.

La denominada crisis de deuda soberana ha acentuado los riesgos de liquidez y solvencia de las entidades bancarias del área euro ya debilitadas por cuatro años de dificultades y, en medio de una profunda desconfianza por parte de los inversores, ha precipitado medidas de recapitalización generalizada de las entidades.

Los acontecimientos citados se han dado dejado sentir con especial intensidad en España donde la Bolsa y la Deuda Pública han reflejado con descensos de precios y volatilidad la combinación de factores externos e internos que impulsan el riesgo país, es decir la combinación de debilidad económica, elevado déficit fiscal, endeudamiento exterior y constatación de la fragilidad de una parte del sistema bancario.

Indices

Ha sido un año difícil para los mercados bursátiles mundiales que veían diluirse a medida que avanzaba el año las expectativas de vuelta a los niveles previos a la crisis. Los índices de ámbito mundial arrojan pérdidas del 8% en 2011, quebrando así la recuperación bursátil que comenzaba con sustanciales ganancias en 2009 y continuaba en 2010.

Como no podía ser de otro modo, los índices de Europa continental han quedado de forma generalizada por debajo de la referencia media mundial del 8% con castigos muy relevantes como el del Athes Composite de Grecia (-52%), el ATX austríaco (-35%), o menos significativos como el FTSE MIB de Italia (-25%), el PSI portugués (-20%), el Bel-20 belga (-19%), el DAX alemán (-17,5%), el CAC 40 francés (-17%). El Euro Stoxx 50 perdía un 17%. En el caso de España el principal indicador bursátil, el IBEX 35, encadenaba un nuevo ejercicio con pérdidas (-13%), penalizado como en 2010 por el aumento del riesgo país.

Liquidez

Los volúmenes de negociación registrados en 2011 en la Bolsa española han alcanzado los 925.000 millones de euros, con un descenso cercano al 11% sobre el año anterior como consecuencia, en buena medida, de las medidas tomadas por el organismo supervisor del mercado de valores español de prohibir de forma transitoria las “ventas en corto” (“short selling” en terminología anglosajona) sobre algunos valores cotizados con ocasión de las tensiones experimentadas por las bolsas mundiales en el mes de agosto.

En un entorno turbulento, el modelo de mercado ha vuelto a funcionar con solvencia a la hora de proporcionar liquidez, transparencia, valoración y garantías a los inversores a través de mecanismos de mercado soportados en plataformas tecnológicas muy avanzadas. Durante los últimos años las horquillas de liquidez de las acciones españolas cotizadas (el spread o distancia entre el mejor precio de oferta y el mejor de la demanda) han disminuido sensiblemente y permanecen sistemáticamente en niveles muy estrechos y eficientes aún cuando, como ha sucedido este año, las condiciones de mercado acentúan la volatilidad y se producen fricciones como las provocadas por la citada prohibición temporal de las “ventas en corto”. La horquilla media del IBEX 35 durante 2011se sitúa en el 0,09% con un aumento en los meses de agosto y septiembre hasta niveles superiores al 0,10%.

La liquidez del mercado se ha apreciado, también un año más, en los volúmenes de negociación de acciones de los principales valores españoles cotizados en un marco de referencia europeo y en el hecho de que esta liquidez se concentre en la Bolsa española, su mercado de referencia. Con datos del índice EuroStoxx 50 correspondientes al conjunto de 2011, las acciones de Santander, Telefónica y BBVA se sitúan entre los cinco valores más líquidos del área euro por volumen de contratación en su mercado de admisión, Repsol se sitúa en el puesto 6, Iberdrola en el puesto 16 e Inditex, recién incorporado al índice de los 50 principales valores del área euro en el mes de septiembre, en el lugar 27.

Capitalización

La capitalización del mercado español se situaba al cierre del año ligeramente por encima de 966.000 millones de euros, un 10% menos que al cierre de 2010. Los sectores más castigados en términos de pérdida de valor en 2011 han sido Telecomunicaciones y tecnología, y Materiales básicos, industria y construcción, reflejando el impacto del aumento del riesgo país de la economía española en los precios de las compañías cotizadas.

El número de compañías admitidas en todos los segmentos de la bolsa española cierra 2011 en 3.277, inferior al del año anterior por la disolución y exclusión de algunas SICAVs que cotizaban en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Resultados y Dividendos

Los resultados de las compañías cotizadas españolas han reflejado el deterioro de la actividad económica en España y en todo el mundo y no han podido consolidar la recuperación iniciada en 2010. No obstante, al cierre del tercer trimestre de 2011 la caída del 21% en los beneficios generados (26.924 millones de euros) por el conjunto de las compañías domesticas cotizadas en el mercado principal está muy influida por resultados extraordinarios del año anterior y ofrece algunas lecturas positivas como el hecho de que las ventas de las compañías industriales y de servicios hayan aumentado un 7,5%, que las ventas en el exterior de las compañías del IBEX 35 vuelvan a alcanzar un máximo superior al 50% o que el resultado de las compañías medianas cotizadas aumente casi un 4%.

Un año más, y esa ha sido la tónica durante los años de crisis financiera, vuelve a ser reseñable el esfuerzo realizado por las compañías cotizadas para remunerar a sus accionistas a través de dividendos y otras fórmulas cada vez más adaptadas a las necesidades de sus propietarios con el objetivo de fidelizarlos y, a la vez, tratar de señalizar la solidez de su posición competitiva y su confianza en expectativas futuras positivas. En el año 2011 las compañías cotizadas han retribuido a sus accionistas con 33.659 millones de euros, un 37% más respecto al año anterior. El ejercicio 2011 marca un nuevo record histórico de remuneración a los accionistas en la Bolsa española. Del montante total de la retribución destaca el fuerte aumento de los pagos en especie efectuados bajo la fórmula de dividendo opción (scrip dividend) por importe de casi 4.000 millones de euros en los cuales el accionista elige cobrar el dividendo en forma de acciones de la compañía, bien de nueva emisión, bien procedentes de la autocartera.

Financiación: Ampliaciones y Ofertas Públicas

Muy relevante esta siendo el papel de los mercados bursátiles en el escenario vigente de dificultades para el acceso a la financiación bancaria y de convencimiento de que el volumen de endeudamiento de los agentes económicos debe reducirse y que el recurso excesivo al crédito no aporta solidez al crecimiento económico sostenido.

Así, a pesar de las incertidumbres, el peso de la financiación en forma de capital continúa aumentando y las empresas cotizadas en la Bolsa española han ampliado capital por un valor de mercado efectivo de 19.700 millones de euros, superando en más de 2.000 millones de euros el volumen alcanzado en 2010. Muchas de estas ampliaciones están relacionadas con operaciones corporativas relacionadas con la reordenación y saneamiento que está sufriendo el sector bancario en España y persiguen fortalecer sus fondos propios y adaptarse a las nuevas regulaciones en materia de capital.

Dentro de ese marco también se encuadran algunas de las principales salidas a Bolsa del año, las protagonizadas por Bankia y Banca Cívica a través de una Oferta pública de suscripción de acciones nuevas que han inyectado fondos a estas entidades procedentes de las antiguas Cajas de Ahorros por valor de 3.692 millones de euros. Relevante por su novedad ha sido la incorporación al mercado de la cadena de supermercados DIA tras la distribución de la totalidad de sus acciones entre los accionistas de la francesa Carrefour, antiguo propietario mayoritario de la empresa. Y en enero comenzaba a cotizar una de las principales compañías aéreas del mundo, IAG, fruto de la fusión de la española Iberia y la inglesa British Airways.

En 2011 el total de nuevos flujos de inversión canalizados por la Bolsa española a través de ofertas públicas de venta y suscripción, ampliaciones de capital y nuevas admisiones a cotización ha superado los 37.000 millones de euros, una de las cifras más elevadas de los últimos años que refuerza el papel y la utilidad del mercado bursátil en la difícil coyuntura económica actual.

MAB

El Mercado Alternativo Bursátil (MAB) para empresas en expansión, mercado promovido por BME y diseñado para facilitar el acceso de las medianas y pequeñas empresas a los mercados de valores, ha conocido en 2011 su tercer año de funcionamiento efectivo. Al cierre del año son 17 las compañías cotizadas, cinco más que en 2010, y continúa ganando reputación y solidez como alternativa de financiación dentro de un escenario económico español en el cual se anticipan restricciones a la financiación bancaria de las empresas de menor tamaño.

Además de las cinco incorporaciones (Euroespes, Catenon, Lumar, Sequoya y Griñó), se han llevado a cabo cinco operaciones de ampliación de capital de empresas cotizadas en el mercado por importe de 19 millones de euros. La combinación que ofrece el MAB de financiación, liquidez para los accionistas, valoración permanente o reconocimiento público de las compañías lo convierte en un mecanismo muy útil para potenciar el desarrollo del tejido productivo local y nacional y así lo han reconocido diferentes instancias públicas que lo han apoyado con incentivos fiscales o ayudas económicas a las empresas.

Latibex

El empeoramiento de las condiciones de la economía mundial y las tensiones financieras centradas en Europa también han afectado negativamente a las perspectivas de las economías latinoamericanas y han encontrado reflejo en Latibex, el mercado en euros para valores latinoamericanos de la Bolsa española. Su índice principal, el Latibex Top, perdía en el año un 9%. La incorporación de la colombiana Grupo de Inversiones Suramericana daba entrada a un nuevo país en el mercado que cuenta ya con empresas de seis de los principales países de América Latina.

Tipos de Interés y Deuda Pública

Los mercados de Deuda pública europea han continuado ocupando en 2011 el centro de las tensiones financieras mundiales. La incertidumbre sobre la deuda pública de países del área euro con posición fiscal más crítica y crecimiento débil se ha exacerbado produciendo nuevos episodios de tensión de enorme magnitud en el marco de la ya larga crisis financiera mundial que comenzó en 2007.

A los rescates coordinados por la Unión Europea y el FMI de Grecia e Irlanda en 2010, se han unido el de Portugal y un segundo rescate de Grecia en 2011 provocando un contagio en cadena en los mercados secundarios de Deuda pública con especial incidencia en las emisiones de Italia y España que veían desplomarse sus precios y dispararse sus rentabilidades aumentando el riesgo de pérdida del acceso a los mercados de financiación por parte de los dos países.

En España, las tensiones sobre la deuda pública se han reflejado en los tipos de interés y en los volúmenes de contratación que, de acuerdo con datos de la Central de Anotaciones de Deuda Española supervisada por el Banco de España y cuya liquidación se realiza en Iberclear, supera en 2011 el record alcanzado el año pasado con 6,8 billones de euros en operaciones de compraventa simple al contado. La operativa electrónica en este mercado, canalizada mayoritariamente a través de la plataforma electrónica de negociación de Deuda Pública de BME, también supera en 2011 el volumen record de negociación en Bonos y Obligaciones del año pasado con casi 80.000 millones de euros.

Por su parte, los tipos de interés han continuado subiendo en 2011 y han seguido sujetos a una volatilidad desconocida en este tipo de instrumentos financieros. Los tipos de los bonos de referencia a 10 años iniciaban el ejercicio en el 5,45% y el 25 de noviembre alcanzaban un máximo del 6,67%, tipo record desde el nacimiento del euro. No obstante, lo más relevante del año no es esta subida de tipos en términos absolutos sino la comparación con nuestra referencia natural en el área euro, los bonos alemanes a 10 años. El diferencial entre las rentabilidades de ambos bonos, la prima de riesgo, se ha ido amplificando a lo largo del año hasta cerrar el año en 3,25 puntos porcentuales tras haber alcanzado en algunos momentos los 5 puntos porcentuales. El aumento de la prima de riesgo de los bonos de referencia españoles a 10 años frente a la referencia alemana se ha convertido en el indicador de los graves problemas de restricción financiera y de aumento del coste de financiación de las Administraciones Públicas a los que se enfrenta la economía española.

Deuda Corporativa

A pesar de las dificultades que sufren los mercados de emisión de deuda, es reseñable el comportamiento del mercado primario de Deuda corporativa. El volumen de admisiones de nuevas emisiones de deuda corporativa alcanza en 2011 los 278.554 millones de euros, con un incremento del 24% respecto al volumen alcanzado el pasado año. El saldo vivo del mercado de Deuda Corporativa a finales de 2011 arroja una cifra de 882.395 millones de euros, un 3,8% superior a un año antes.Destaca el segmento de corto plazo, representado por los pagarés de empresa que ha experimentado un importante crecimiento en los últimos meses del año a consecuencia del intenso uso que las entidades bancarias han hecho de este instrumento de cara a la captación de recursos de inversores particulares.

Por su parte, la actividad negociadora en el mercado de Deuda Corporativa ha sido muy intensa con un volumen de negociación que ha alcanzado los 5,44 billones de euros con un crecimiento del 49% sobre el pasado año.

Ha sido 2011 el primer año completo de funcionamiento del Sistema de Negociación de Deuda (SEND), la plataforma electrónica abierta, con especial orientación a particulares, creada con el objetivo de aportar mayor transparencia a la renta fija española, haciendo posible a los miembros del mercado el cumplimiento de los requerimientos que la normativa reciente plantea y garantizando al cliente que se buscarán los precios y condiciones más favorables para ejecutar su orden.

Futuros y Opciones

Tras un inicio de año tranquilo, el mercado español de opciones y futuros sobre renta variable ha reflejado a partir de agosto con toda su crudeza las tensiones que han sufrido los mercados financieros a través de la volatilidad implícita en los precios de los instrumentos derivados cotizados, con picos por encima del 60% como en los peores momentos de la crisis financiera. El volumen total de contratos negociados en 2011 supera los 59 millones, apenas un 3,8% menos que en 2011 a pesar del efecto de las restricciones impuestas a la operativa conocida como venta a corto o “short selling” en vigor desde el mes de agosto y cada vez más cuestionada por las fricciones y efectos indeseados que expande entre los distintos mercados de productos e instrumentos financieros tanto de contado como de derivados.

En el ámbito regulatorio, los mercados de productos derivados han continuado ocupando un papel central a lo largo de 2011 y tanto en EEUU como en Europa, los organismos reguladores han expresado su firme voluntad de encauzar la negociación de estos productos desde el mercado OTC de negociación bilateral de estos productos a plataformas electrónicas de mercados organizados como vía para una creciente estandarización de los mismos y para que se compensen a través de cámaras de Cámaras de Contrapartida Central (CCP). Los datos del Banco Internacional de Pagos referidos al primer semestre de 2011 volvían a confirmar que casi el 90% del volumen nocional vivo de los contratos de productos derivados existentes en el mundo corresponde a derivados OTC negociados bilateralmente y ajenos a mercados organizados y cámaras de compensación.

ETFs y Warrants

El número de Fondos Cotizados a disposición del inversor en la Bolsa española continúa creciendo y ya son 75 los ETFs existentes con un volumen de activos bajo gestión superior a los 30.000 millones de euros. Las últimas incorporaciones completan la oferta de estrategias que tradicionalmente estaban restringidas al inversor institucional como por ejemplo las de doble apalancamiento o las que permiten tomar exposición en el mercado en situaciones bajistas.

También en el mercado de warrants continúa aumentando el abanico de alternativas de inversión a disposición de los inversores. En 2011 se han admitido 9.163 emisiones nuevas de warrants y turbo warrants, un 12% más que en 2010, y al cierre del año se encontraban admitidas 4.345 emisiones, un 24% más que al cierre del año anterior.

Derivados sobre electricidad

En el mes de marzo de 2011 ha comenzado a funcionar MEFF Power, que ofrece servicios de Cámara de Contrapartida Central (CCP) para los derivados sobre energía eléctrica. El mercado español de opciones y futuros, MEFF, ya viene prestando diversos servicios de gestión de riesgos a empresas del sector eléctrico desde 2006 y ha sido gestor de subastas de opciones de energía primaria. A lo largo del año se han incorporado a este servicio nuevos miembros entre los principales operadores del mercado eléctrico, bancos de inversión e intermediarios hasta alcanzar un total de 24 miembros.

Trade repositories

Si en 2010 la Bolsa española dio pasos importantes en la implementación y puesta en marcha del primer registro europeo de operaciones de derivados OTC (trade repositories) bajo el nombre de REGIS-TR, en 2011 la principal novedad ha sido el lanzamiento de un servicio para el mercado de divisas y la potenciación del servicio para derivados sobre tipos de interés.

Iniciativas legislativas

2011 ha vuelto a ser un año especialmente intenso en medidas regulatorias tanto coyunturales como estructurales para hacer frente a la difícil situación económica que atraviesa España y, en especial, para fortalecer la confianza en su sistema financiero.

Entre las medidas excepcionales destaca la reforma de la Constitución española para garantizar el principio de estabilidad presupuestaria, reforzar el compromiso de España con la Unión Europea y garantizar la sostenibilidad económica y social.

No menos importantes han sido las nuevas reformas del sector financiero español que giran en torno a dos bloques fundamentales: reforzar el capital de las entidades del sistema financiero español y adaptar el Fondo de Recapitalización Ordenada Bancaria (FROB) como instrumento público para facilitar el cumplimiento de las nuevas normas de capital exigidas a las entidades crediticias. Adicionalmente, en octubre se ha creado el Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito que unifica en uno solo los tres existentes con anterioridad.

El último día hábil del año 2011, el nuevo gobierno español formado tras las elecciones del mes de noviembre aprobaba un conjunto de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público mediante reducciones de gasto y aumento de ingresos. Entre las medidas destaca la subida impositiva en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), mediante la creación de un gravamen complementario que se aplicará en los ejercicios 2012 y 2013 y que ha traído consigo un aumento del gravamen del ahorro hasta el 21.

En el ámbito de las infraestructuras de los mercados de valores, se ha iniciado el proceso de adaptaciones normativas necesarias para llevar a cabo la reforma de mayor calado del sistema de compensación, liquidación y registro de los mercados de valores españoles desde 1992. La principal novedad será la introducción en los servicios de post-contratación de acciones de la figura de la entidad de contrapartida central.

Copyright® Bolsas y Mercados Españoles 2016
[ http://www.bolsasymercados.es ]