Informe de Mercado 2012. Resumen del año.

La crisis  financiera y económica mundial cumplió cinco años en 2012 con tensiones e  incertidumbres pendientes pero también con signos positivos visibles a medida  que avanzaba el año. La vuelta de la economía mundial a una senda sostenible de  crecimiento ha seguido siendo un arduo proceso a medida que los impulsos fiscales  se agotan, la relajación monetaria muestra sus limitaciones y el necesario desapalancamiento  o reducción de los grandes volúmenes de deuda acumulados por el sector público  y los sectores privados de muchas grandes economías mundiales, entre ellas la  española, se revela como un proceso largo y difícil.

  La tensión  financiera y económica mundial en 2012 se ha concentrado de nuevo en el área  euro y especialmente en España e Italia pero ha ido de más a menos a lo largo  del año, suavizándose de manera apreciable al cierre del ejercicio. A pesar de  la mejora de las condiciones financieras en la segunda mitad del año, la  actividad económica en los países periféricos del área euro ha empeorado  ostensiblemente como consecuencia de la restricción financiera y el proceso de  reparación de balances que están acometiendo al mismo tiempo tanto las familias  como las empresas y el sector público.

  En el caso de  España, la crisis de deuda soberana y la recesión económica ha acentuado la  incertidumbre sobre las entidades bancarias españolas y las dudas sobre la  capacidad de reconducir las cuentas públicas. La prima de riesgo de la deuda  pública a 10 años frente a Alemania llegó a alcanzar a alcanzar en julio  niveles superiores a los 7 puntos porcentuales poniendo a España al borde de  perder el acceso a los mercados de financiación y desencadenando la solicitud  de rescate financiero para recapitalizar las entidades bancarias en  dificultades y finalizar la reconversión del sector.

  Con el euro en  mínimos del año y la debilidad económica extendiéndose por Europa, se impuso la  necesidad de tomar medidas superando el insuficiente marco institucional de la  Unión Monetaria Europea. Así, el BCE decidía el 5 de julio una rebaja de 0,25  puntos de los tipos de interés de referencia hasta el 0,75%, unos días después  los líderes de la Unión Europea aprobaban la ayuda financiera a España por  importe máximo de 100.000 millones de euros para el sistema bancario y, adicionalmente,  se abrían perspectivas de avance en el camino hacia una efectiva unión bancaria  europea con una supervisión centralizada y la posibilidad de recapitalizar  directamente bancos con problemas. El punto de inflexión se produjo a finales  de julio con el BCE anunciando un papel más activo para preservar el euro,  expectativa que se confirmaba en septiembre con el anuncio de un plan de  intervención en los mercados secundarios de deuda de países en dificultades  previa petición de ayuda a los fondos de rescate y sometimiento a su  condicionalidad. Ya en octubre se producía la entrada en vigor del Mecanismo  Europeo de Estabilidad (MEDE), el nuevo instrumento permanente  de rescate y apoyo a la estabilidad  financiera de la zona euro con una capacidad financiera de hasta 700.000  millones de euros. Las medidas y decisiones adoptadas y la estabilización de la  actividad económica mundial conseguían atenuar las tensiones en los mercados de  deuda soberana europeos y las primas de riesgo de los países en dificultades  como Italia y España se reducían de forma significativa hasta cerrar el año por  debajo de los 4 puntos porcentuales.

Índices

Como no podía  ser de otro modo, la Bolsa española ha sido a lo largo del ejercicio 2012 un  fiel reflejo de las tensiones sobre la deuda soberana y ha sufrido una primera  parte del año muy negativa, con el IBEX 35   cayendo un 30% hasta julio, y una esperanzadora segunda parte con una  subida del 36% hasta el cierre del año.

  El año se  cerró de manera moderadamente positiva para los mercados bursátiles mundiales  sobre todo a partir del alivio de las tensiones financieras en Europa. Los  índices de ámbito mundial sumaron ganancias por encima del 13%, retomando así  la senda de recuperación bursátil que comenzaba con sustanciales ganancias en  2009 tras el primer impacto de la crisis, continuaba en 2010 y se quebraba en  2011. La volatilidad en los mercados bursátiles también se redujo de manera  importante aunque permanece alta en mercados sometidos a tensiones como la  Bolsa española.

  Los índices de Europa continental  han mostrado la intensa divergencia entre el centro y la periferia aunque con  castigos inferiores a los del año 2011 en países como España. En los extremos,  el IBEX 35 español perdía en 2012 un 4,7% frente a las ganancias del 24,4% del  DAX Alemán o el ATX austríaco (+27%). El FTSE MIB de Italia (+7,8%) o el PSI  portugués (+7,7%) resurgían tras las fuertes caídas de 2011, superiores a las  del índice español. El Euro Stoxx 50 ganó un   13,8% en 2012, en línea con los índices mundiales.

Igualando la referencia media  mundial ha quedado en 2012 en índice norteamericano S&P 500 (+13,4%),  mientras el Nasdaq 100 (+16,8%) ha vuelto a quedar en 2012 por encima al igual  que el año anterior. Los indicadores bursátiles de los mercados emergentes han igualado  prácticamente la media mundial: el MSCI Emerging Markets ha ganado un 13,9%.

Liquidez

En  un contexto internacional de reducción de los volúmenes negociados en los  mercados de acciones como consecuencia de la incertidumbre generada por la  crisis y por los cambios regulatorios que afectan a las actividades de  intermediación financiera, el volumen de negociación registrado en 2012 en la  Bolsa española ha ascendido a 699.000 millones de euros. El descenso del 24%  respecto al mismo periodo del año anterior es consecuencia, en mayor medida, de  las medidas tomadas por el organismo supervisor del mercado de valores español  de prohibir de forma transitoria las posiciones cortas (“short selling” en  terminología anglosajona) sobre valores financieros en enero y febrero y sobre  todos los valores del mercado a partir de julio y hasta finales de enero de  2013. El número de negociaciones en el mercado ha alcanzado los 40,6 millones  con un descenso limitado, un 11%.

El  modelo de mercado español, reconocido por el World Economic Forum como uno de  los más desarrollados del mundo, ha funcionado con solvencia a la hora de  proporcionar liquidez, transparencia, valoración y garantías a los inversores y  en 2012 se ha producido un hito importante en la historia de la Bolsa española.  En abril entró en funcionamiento la nueva plataforma SIBE que ha multiplicado  por diez la capacidad de respuesta del sistema que soporta la negociación de  acciones, warrants, certificados y ETFs, con estándares de seguridad muy elevados.  Además, se han puesto en marcha servicios que favorecen el acceso a las  plataformas de negociación.

A  pesar de las difíciles condiciones de mercado y las fricciones provocadas por  las sucesivas prohibiciones temporales de las posiciones cortas, las horquillas  de liquidez de las acciones españolas cotizadas (el spread o distancia entre el mejor precio de oferta y el mejor de la  demanda) permanecen en niveles estrechos y eficientes. La horquilla media del  IBEX 35 en 2012 se situó en el 0,11% con algunos repuntes en el año como  consecuencia de la ya mencionada prohibición que provoca un deterioro en la  eficiencia del mercado.

El volumen de  negociación de acciones de los principales valores españoles cotizados en un  marco europeo también refleja los más que satisfactorios niveles de liquidez  alcanzados. Además, esta liquidez se concentra en la Bolsa española, su mercado  de referencia. Con datos del índice EuroStoxx 50, las acciones de Santander,  Telefónica y BBVA son los tres valores más líquidos del área euro por volumen  de contratación en su mercado de admisión, Repsol se sitúa en el puesto 6, Inditex,  apenas un año después de su incorporación al índice de los 50 principales  valores del área euro, en el puesto 9 e  Iberdrola  en el puesto 16.

Capitalización

La  capitalización del mercado español se situó al cierre de 2012 en los 946.000  millones de euros, un 2% menos que al cierre de 2011. Sectores como Telecomunicaciones  y tecnología; Materiales Básicos, Industria y Construcción o Petróleo y Energía  han perdido valor bursátil mientras Bienes de Consumo y Servicios de Consumo lo  han ganado. El sector de Servicios Financieros e Inmmobiliarios, que incluye  las entidades bancarias, ha permanecido estable en términos de valor bursátil.

El  número de compañías admitidas en todos los segmentos de la bolsa española  cierra 2012 en 3.273, ligeramente por debajo del año anterior por la disminución  de SICAVs cotizadas en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).  

Resultados  y Dividendos

Los  resultados de las compañías cotizadas españolas han reflejado el deterioro de  la demanda interna en España, el aumento de las coberturas de activos dañados para  sanear sus balances y el incremento de los costes financieros. La presión sobre  los resultados ha sido especialmente intensa en las entidades bancarias, obligadas  por las sucesivas reformas financieras a redoblar sus esfuerzos para  provisionar los activos dañados. Los resultados de las compañías cotizadas hasta  el tercer trimestre de 2012 ceden un 35,5% y las ventas aumentan un 7,6%.

Es  reseñable el esfuerzo realizado por muchas empresas españolas por avanzar en su  expansión internacional. Las ventas en el exterior adquieren cada vez mayor  relevancia y están compensado el estancamiento sufrido por la facturación  interior. En el primer semestre de 2012 la facturación exterior de las  cotizadas españolas aumentó casi un 16% para alcanzar un 59,63% del total.

A  pesar del deterioro de las cuentas de resultados, las empresas cotizadas han  continuado haciendo esfuerzos por mantener elevada la retribución al  accionista, lo que ha permitido que la rentabilidad por dividendo en la Bolsa  española siga siendo de las más altas del mundo, 7% al cierre de diciembre de  2012, de acuerdo con los datos  de MSCI  (Morgan Stanley Capital International). Y ello a pesar de que el año 2012  empezaba con la mala noticia para los accionistas: uno de los mayores  atractivos de la inversión en acciones en los últimos años, el dividendo, se  veía penalizado por  la elevación de la  tributación de los rendimientos de capital.

Para  poder cumplir simultáneamente con la necesidad de desendeudarse, aumentar sus  ratios de capital y satisfacer las expectativas de renta periódica de muchos  accionistas, las empresas han acudido a mecanismos de reparto variados, pero principalmente  basados en la entrega de derechos de suscripción de títulos nuevos de la  compañía, el conocido como “scrip  dividend”. La retribución total al accionista en 2012 supera los 27.150  millones de euros de los cuales 8.875 millones de euros, más de un tercio y más  del doble que el año anterior, han sido en acciones.

Financiación  a través del mercado: ampliaciones y otras operaciones

La  necesidad de reducir el volumen de endeudamiento de las compañías cotizadas y  equilibrar la excesiva dependencia del crédito bancario otorga a los mercados  de valores un papel reforzado y esencial en la regeneración del tejido  productivo de la economía española. Así, el peso de la financiación en forma de  capital continúa aumentando y las empresas cotizadas en la Bolsa española han  ampliado capital por un valor de mercado efectivo de más de 31.505 millones de  euros, cifra históricamente alta. Muchas de estas ampliaciones están  relacionadas con la reordenación y saneamiento del sector bancario en España y  persiguen fortalecer sus fondos propios y adaptarse a las nuevas regulaciones  en materia de capital.

En  2012 el total de nuevos flujos de inversión canalizados por la Bolsa española a  través de ofertas públicas de venta y suscripción, ampliaciones de capital y  nuevas admisiones a cotización ha superado los 36.950 millones de dólares, situándose  entre las primeras del mundo de acuerdo con datos de la Federación Mundial de  Bolsas (WFE).

Por  su parte, la actividad corporativa ligada a Ofertas Públicas de Adquisición  (OPAs) ha sido escasa, 4 operaciones, pero relevante. Una entidad bancaria de  dilatada trayectoria bursátil, Banco Pastor,   ha sido adquirida mediante una OPA por valor de 1.160 millones por el  Banco Popular. Ya en diciembre, la compañía  aérea IAG presentaba ante el organismo supervisor una OPA sobre el 54% de las  acciones de Vueling que no poseía y Banco Santander comunicaba su intención de  absorber su participada Banesto.

MAB

La  restricción financiera que afecta a la economía española se manifiesta con especial  intensidad para las compañías de menor tamaño con proyectos de expansión. Es en  esta coyuntura donde adquiere todo su significado el Mercado Alternativo  Bursátil (MAB) para empresas en expansión, mercado promovido por BME y diseñado  para  facilitar el acceso de las medianas  y pequeñas empresas a los mercados de valores. A finales de 2012 son 22 las  compañías cotizadas y gana solidez como alternativa de financiación de mercado dentro  del escenario de restricciones a la financiación bancaria para las Pymes.

Además  de cinco incorporaciones al MAB (Bionaturis, Carbures Europe, Ibercom,  Suavitas e 1nKemia ) mediante Ofertas Públicas  de Suscripción, se han llevado a cabo nueve operaciones de ampliación de  capital de empresas cotizadas en este mercado por importe de más de 30 millones  de euros; la última de ellas por valor de 18 millones de euros, realizada por Let’s  Gowex, la mayor del mercado desde su nacimiento. La combinación que ofrece el  MAB de financiación, liquidez para los accionistas, valoración permanente o  reconocimiento público de las compañías, lo convierten en un instrumento de  gran potencial como punta de lanza del cambio en el modelo de financiación de  las empresas españolas. Así lo han reconocido diferentes instancias públicas  que lo han apoyado con incentivos fiscales o ayudas económicas a las empresas  para preparar su salida al mercado.

Tipos  de interés y Deuda Pública

El mercado de  Deuda pública española se ha visto sometido a  grandes tensiones a lo largo de 2012. El bono español a 10 años, que iniciaba  el año con tipos del 5,06% se encarecía más de 2,5 puntos en poco más de medio  año y alcanzaba el 24 de julio su nivel máximo desde el nacimiento de la moneda  única en el 7,53% poniendo a España al borde de perder el acceso a los mercados  de deuda.  

La aprobación de la asistencia  financiera europea para recapitalizar la banca española  y el rol más activo anunciado por el Banco  Central Europeo a la hora de defender el euro conseguían atenuar las tensiones  y los tipos de interés de la deuda española caían fuertemente hasta situarse al  cierre de diciembre en el 5,23% más de dos puntos por debajo del nivel máximo  alcanzado en julio. La prima de riesgo también se reducía de forma apreciable  hasta los 3,92 puntos.

No solo los tipos de interés en  el mercado de Deuda pública española se han visto afectados por las tensiones,  también los volúmenes de contratación arrojan cifras significativamente  inferiores a las de 2011. Han descendido un 30% en 2012 con algo más de 4,74  billones de euros en operaciones de compraventa simple al contado de acuerdo  con datos de la Central de Anotaciones de Deuda Española supervisada por el  Banco de España y cuya liquidación se realiza en Iberclear. La operativa  electrónica en deuda pública canalizada mayoritariamente a través de la  plataforma electrónica de negociación de  Deuda Pública de BME, acumula un volumen de negociación en 2012 de 40.034  millones de euros.

Deuda  Corporativa

A pesar de las dificultades, las  emisiones en el mercado primario de Deuda Corporativa ha registrado un notable  incremento en el presente año en España, con un volumen acumulado en 2012 de 364.000  millones de euros, un 31% más que el mismo período del año anterior. El  incremento se produjo tanto en lo que se refiere  a los activos de corto plazo como a los de  medio y largo plazo. Los pagarés han registrado un volumen de emisión de 134.347  millones de euros (+32%) y las emisiones de activos de medio y largo plazo han  alcanzado un volumen de 229.627 millones de euros, con un incremento del 30%.

La favorable evolución del mercado  primario o de emisión se ha desenvuelto en paralelo con la misma tendencia en  el mercado mundial de bonos, que ha registrado una revitalización,  especialmente en los últimos meses del año.

Por su parte, la actividad negociadora  en el mercado de Deuda Corporativa ha sido menos intensa en 2012 con un volumen  que ha superado los 2,56 billones de euros, la mitad que el año anterior.

SEND

Cuando  se cumplen dos años y medio de funcionamiento, la actividad del SEND (Sistema  Electrónico de Negociación de Deuda), la plataforma electrónica de Renta Fija  para particulares creada por BME muestra una clara progresión en cuanto a sus  volúmenes, tanto en términos de efectivo como de operaciones. La mejora de la  calidad del mercado es visible en el estrechamiento de las horquillas entre las  posiciones de compra y venta y en la accesibilidad de la información para los  inversores particulares.

  Entre  los proyectos para un próximo futuro está la incorporación al SEND de los  valores de Deuda Pública lo que redundaría en un acercamiento y una  simplificación del acceso a estos activos por parte de los pequeños inversores.  Un paso más en el camino hacia un sistema financiero más desintermediado.

Futuros  y Opciones

MEFF,  el mercado de opciones y futuros de BME, mantuvo en el año 2012  un volumen de contratos negociados, 67,17 millones,  similar al del anterior ejercicio y con un comportamiento destacado de las  opciones sobre el IBEX 35 (+91%) y las opciones sobre acciones individuales (+17%).  Si bien la volatilidad de los primeros meses del año aumentó las necesidades de  cobertura y produjo un incremento inicial de los volúmenes, la actividad del mercado  se ha visto lastrada por la prohibición de las posiciones cortas.

Entre las novedades del año destaca  el  lanzamiento de un contrato de Futuro  sobre el bono nocional a 10 años con el objetivo de servir de instrumento de  cobertura y ofrecer  nuevas oportunidades  en la ejecución de estrategias y trading, y la ampliación del horario de negociación  de los contratos de futuros sobre el IBEX 35 para coincidir con otras bolsas  internacionales.

Al  igual que en los años precedentes desde el inicio de la crisis financiera, los  mercados de productos derivados han continuado siendo objeto de intensa reforma  regulatoria a lo largo de 2012. El elevadísimo volumen de estos productos que  se negocia de forma bilateral y no sujeta a reglas de negociación o condiciones  estándar (lo que se conoce como mercado de derivados “over the counter” u OTCD) mantiene encendida la alerta sobre el  riesgo sistémico que acumulan y la necesidad de mejorar la transparencia de  estos mercados. Entre  las medidas propuestas está encauzar la negociación de estos productos desde el  mercado OTC de negociación bilateral a plataformas electrónicas de mercados  organizados, que se compensen a través de cámaras de  Cámaras de Contrapartida Central (CCP), así  como requerir el uso de registros de operaciones (Trade Repositories) en el caso de derivados OTC con dificultades  para ser estandarizados.  Para derivados no liquidados a través de CCPs  se ha propuesto que sea obligatorio el depósito de garantías y márgenes.

ETFs

El  número de Fondos Cotizados a disposición del inversor en la Bolsa española se  eleva al cierre de 2012 a 73 con un volumen de negociación efectivo de 2.699  millones de euros. Destaca el crecimiento del número de negociaciones, un 27%,  como indicador de la popularización de este instrumento para llevar a cabo  estrategias hasta hace pocos años restringidas a los inversores institucionales.

Derivados  sobre electricidad

Entre  los nuevos servicios puestos en marcha por BME, en 2012 cerrará su primer  ejercicio completo MEFFPower, que ofrece servicios de Cámara de Contrapartida  Central (CCP) para los derivados sobre energía eléctrica. Se ha consolidado su  operativa con un creciente registro en Cámara y número de participantes que ya  han alcanzado los 39. El promedio mensual registrado en MEFFPower en 2012 es un  72% superior al del año anterior.

Cámara  de Contrapartida Central para repos

También  entre los servicios de Cámara de Contrapartida Central se encuentra MEFFREPO  que desempeña este servicio para repos de Deuda Pública. A finales de 2012  cuenta con 32 entidades participantes y durante el año 2012 ha visto  progresivamente aumentados sus volúmenes y número de operaciones. Desde el mes  de mayo los volúmenes mensuales han superado en todos los casos los 100.000  millones de euros. El saldo vivo de operaciones no vencidas en las que MEFFREPO  actúa de contrapartida ha ido creciendo hasta alcanzar el último mes del año una  cifra media de 28.317 millones de euros.

Iniciativas  legislativas

También  2012 ha vuelto a ser un año intenso en medidas regulatorias para hacer frente a  la difícil situación económica que atraviesa España y, en especial, para reordenar  su sistema bancario.  En febrero de 2012  se aprobaba un nuevo Real Decreto-Ley (2/2012) que elevaba de nuevo las  exigencias de cobertura de la exposición al sector inmobiliario. Una vez  aprobada en julio la asistencia financiera a España por importe de hasta  100.000 millones de euros condicionada al cumplimiento de un Memorando de  Entendimiento (MoU) con 32 condiciones, el 31 de agosto de 2012 el Gobierno  plasmó en el Real Decreto-Ley 24/2012, parte de los compromisos asumidos en el  MoU, mediante el establecimiento  de un  nuevo marco de restructuración y de resolución de entidades, que podrán  liquidarse a través de la  venta del  negocio, la transmisión de activos a un banco puente o la transmisión de  activos a una entidad de gestión de activos denominada Sociedad de Gestión de  Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), conocida  coloquialmente como “banco malo”.

En  el ámbito europeo ha destacado en 2012 la aprobación final del reglamento sobre  infraestrucuturas de los mercados de valores europeos, el conocido como  Reglamento EMIR, cuyo fin es dotar de mayor seguridad y transparencia al  mercado de derivados no negociados en Bolsa (OTC), el establecimiento de reglas  comunes para las entidades de contrapartida central (CCPs) y las reglas para  establecer la interoperabilidad entre cámaras. También se ha avanzado en la  renovación de la Directiva relativa a los mercados de instrumentos  financieros,  MiFID II y Reglamento  MiFIR, cuya aprobación se esperaba a corto plazo.

Copyright® Bolsas y Mercados Españoles 2016
[ http://www.bolsasymercados.es ]