Informe de Mercado 2015. Resumen del año.

En el año 2015 ha aumentado moderadamente la tensión en los mercados financieros internacionales que se ha reflejado en un repunte de la volatilidad en los precios de las acciones y de la Deuda Pública y Corporativa.

Factores como la creciente disparidad de las políticas monetarias de los principales bancos centrales; la debilidad de algunas economías y áreas mundiales, en especial las emergentes; la caída de los precios de las materias primas; las negociaciones con Grecia en la Eurozona; o los episodios de tensión geopolítica han contribuido a generar incertidumbre en el sistema financiero mundial que, no obstante, ha seguido apoyándose en la gran liquidez existente y mostrando confianza en el poder de los bancos centrales y las políticas monetarias para encarrilar las economías.

Las previsiones económicas de los organismos internacionales se han revisado a la baja en dos ocasiones durante el año y en concreto el FMI anticipaba en octubre un crecimiento mundial del 3,1% para 2015, dos décimas menos que la previsión anterior, y del 3,6% para 2016. La reducción del volumen de comercio mundial ha afectado sobre todo a las economías emergentes con Latinoamérica arrojando cifras negativas de crecimiento en 2015 y China ralentizando un crecimiento que todavía es elevado (+6,8%). Las expectativas de crecimiento del conjunto de la zona euro han mostrado cifras mejores que en los años anteriores (+1,5% estimado para 2015) pero lejos de ser brillantes.

El Banco Central Europeo (BCE) ha repetido protagonismo en el área de la moneda única. A la vez que mantenía el tipo de interés de referencia en el 0,05% ha ido intensificando con medidas no convencionales el tono expansivo de su política monetaria como respuesta a la debilidad del crecimiento económico y al riesgo de deflación en el área. En enero anunciaba la puesta en marcha de un programa de expansión cuantitativa (QE) consistente en compras de activos soberanos en mercados secundarios por importe de 60.000 millones de euros al mes durante 19 meses. En su reunión de diciembre anunciaba la ampliación del programa de compras por seis meses más hasta marzo de 2017, la inclusión en el mismo de bonos de regiones y ayuntamientos y reducía aún más los tipos negativos de los depósitos de los bancos en el BCE hasta el -0,30% desde el -0,20% anterior. Por su parte la Reserva Federal, además de expresar en varias ocasiones durante el ejercicio su intención de iniciar de forma muy paulatina la subida de los tipos de interés de referencia en los Estados Unidos, daba el paso de subir un cuarto de punto su tipo de referencia hasta un rango entre el 0,25% y el 0,50% en la última reunión del año celebrada el día 16 de diciembre de 2015.

Como consecuencia de la intervención del BCE en los mercados, la excepcionalidad en los mercados de deuda del área euro ha sido tal que los tipos de interés negativos de la deuda pública se han convertido en habituales: más de la mitad de los 19 países de la moneda única han podido emitir deuda con vencimiento hasta dos años con tipos de interés negativos. Sin embargo, aunque las favorables condiciones de financiación se han mantenido, los tipos tan bajos y los factores de incertidumbre ya citados han contribuido a mantener los mercados de renta fija en estado de extrema sensibilidad con episodios de gran volatilidad e inestabilidad a lo largo del año 2015.

España ha destacado por sus cifras macroeconómicas. Con un crecimiento estimado del PIB en el entorno del 3,1% en 2015 se ha situado en cabeza del grupo de grandes países desarrollados. Los vientos de cola favorables en forma de tipos de interés bajos, euro débil, energía más barata y ausencia de inflación han potenciado las reformas estructurales acometidas, la demanda interna de consumo e inversión, el comportamiento de las exportaciones o el desendeudamiento del sector privado. No obstante todavía persisten graves desequilibrios y amenazas como el elevadísimo desempleo, el déficit público o el creciente nivel de deuda pública y también incertidumbres de caracter político.

Bolsas e Índices

 

 

El IBEX 35, principal índice de la Bolsa española, cerró el año 2015 con una caída del (-7,15%) acompañada de un repunte de la volatilidad. Teniendo en cuenta los dividendos la caída se reduce hasta el (-3,55%). Desde mínimos del año 2012, en plena crisis de deuda soberana en Europa, acumula una revalorización del 60%.

Los índices agregados de ámbito mundial terminan el año 2015 prácticamente en el mismo nivel en el cual iniciaron el año 2015 o con ligeras caídas. Las rentabilidades oscilan entre el +0,15% del MSCI The World Index y el (-3,77%) del FTSE World. Los tres años anteriores se habían cerrado con rentabilidades positivas.

Las Bolsas europeas han obtenido en 2015 rentabilidades mayoritariamente positivas impulsadas en buena medida por la política monetaria expansiva del BCE. Las Bolsas de Irlanda (+33,5%), Italia (+12,6%), Portugal (+18,6%), Francia (+8,5%) Alemania (+6,8%) han registrado subidas por encima de la media mundial. La referencia EuroSTOXX 50 ha subido en 2015 un 3,85%. En terreno negativo junto con la Bolsa española se han situado los índices de Suiza (-1,8%) y Reino Unido (-4,9%). El índice de la Bolsa de Grecia (-23,6%) ha sido el peor de Europa tras permanecer el mercado bursátil heleno cerrado durante el verano.

Tras varios ejercicios excelentes, los mercados norteamericanos han acusado el cambio de sesgo de la política monetaria y la desaceleración de la economía mundial y sus principales índices cierran 2015 con rentabilidades ligeramente negativas: el S&P 500 baja un (-0,7%) y el Dow Jones lo hace un (-2,2%). Por el contrario, el Índice Nasdaq 100 de marcado componente tecnológico acumula un nuevo ejercicio en positivo con una subida del 8,4% que devuelve al indicador a sus niveles máximos históricos alcanzados en los momentos previos al estallido de la burbuja tecnológica en el año 2000.

En el ámbito sectorial los valores bancarios han tenido un ejercicio poco brillante en todo el mundo. El índice norteamericano sectorial S&P 500 Banks baja un (-1,14%) y el europeo STOXX Europe 600 Banks pierde un (-3,3%). Por el contrario, el índice de Servicios Financieros no bancarios STOXX Europe 600 Financial Services que incluye aseguradoras, inmobiliarias y otros servicios financieros sube en el año un 18,7%.

Por tamaño de las compañías, el año 2015 ha sido muy favorable para las pequeñas compañías cotizadas y en especial para las europeas cuyo indicador, el Stoxx Europe de Pequeñas compañías, sube un 19,2%. Los “Blue Chips”, las grandes compañías cotizadas, incluidas en el Índice mundial MSCI World Large Cap pierden un leve (-0,09%). Los Mercados bursátiles emergentes han tenido un año negativo especialmente en Latinomérica. El MSCI EM baja un (-8%) y el índice Latinoamericano FTSE Latibex Top pierde un (-34,6%) lastrado en especial por los valores brasileños. Las Bolsas chinas han sido protagonistas del año por la enorme volatilidad sufrida: la Bolsa de Shanghai subía hasta junio un 65% y posteriormente perdía más de un 40%.

Negociación y liquidez

 

 

La Bolsa española ha confirmado en 2015 el cambio de tendencia iniciado hace tres años. El volumen de contratación alcanzó los 962.138 millones de euros con una subida del 8,9% respecto al año 2014. Los 61,9 millones de negociaciones contabilizadas en 2015 caen un 12% respecto al mismo periodo del año anterior pero suponen el segundo mejor registro histórico tras el record del año anterior.

El aumento de la contratación tiene impacto en la calidad de la misma. La liquidez medida por las horquillas de negociación de los valores del IBEX 35 (diferencia entre los mejores precios de compra y de venta) se mantiene en 2015 en terreno de mínimos históricos con un valor medio de 6 puntos básicos, 1,3 puntos menos que la del año 2012. Se abarata así el coste implícito de la transacción bursátil para los inversores en valores españoles que concentran más del 80% de su operativa en la plataforma de negociación de la Bolsa española a pesar del aumento de la competencia entre centros de negociación.

Un año más los valores españoles alcanzan posiciones de liderazgo en los rankings de los principales valores bursátiles europeos. En el conjunto del año 2015, en el ranking de contratación en mercados de origen del Índice Eurostoxx 50, que agrupa los cincuenta principales valores cotizados de las Bolsas de la Eurozona, las acciones de Banco Santander, BBVA y Telefónica ocupan los tres primeros puestos y otras dos, Iberdrola e Inditex, también se sitúan entre las 25 primeras. El peso de los valores españoles sobre el total negociado en mercados de origen de los valores del índice Eurostoxx 50 es del 15%, valor que se encuentra por encima de la ponderación en el índice de los valores españoles que es del 11%.

Inversores

 

 

La Renta Variable española ha seguido atrayendo el interés de los inversores nacionales e internacionales durante el año 2015 y la participación de los no residentes en el volumen de negociación se sitúa en el 84%. Los inversores extranjeros eran propietarios a finales de 2014 del 43% del valor de todas las acciones españolas que se negocian en la Bolsa y los datos provisionales correspondientes al primer semestre de 2015 elevan su participación hasta el 44,1%.

La inversión colectiva ha vuelto a tener un excelente año 2015. El patrimonio de los Fondos de Inversión domiciliados en España ha crecido un 12% en 2015, hasta situarse en 219.130 millones de euros al cierre del año. Este avance sitúa el nivel del patrimonio gestionado en valores similares a los existentes a finales de 2008. Las suscripciones netas realizadas durante este año que han superado los 24.700 millones de euros centradas sobre todo en las categorías de renta fija mixta y renta variable mixta. Por su parte, el número de partícipes en fondos de inversión se incrementó en más de un millón desde diciembre del año anterior, situándose en 2015 por encima de los 7,7 millones.

Las SICAV, vehículos de inversión colectiva cotizados, continúan aumentando su número por tercer año consecutivo a un ritmo de más de 100 cada ejercicio. A cierre de 2015 su valor de mercado asciende a 33.600 millones de euros.

Las SOCIMI, novedosos vehículos de inversión en el mercado inmobiliario también cotizados, han destacado en 2015 en términos de incorporaciones y recursos obtenidos a través de mecanismos bursátiles y comienzan a mostrarse como un instrumento útil para incorporar al mercado de valores el alquiler inmobiliario. Ha habido 8 nuevas incorporaciones, 5 ampliaciones de capital de SOCIMI y 2 más de asimiladas que han captado casi 3.000 millones de euros convirtiéndose en protagonistas destacados de la visible reactivación de las grandes operaciones en el mercado inmobiliario español.

Capitalización y empresas cotizadas

 

 

La capitalización conjunta de las empresas cotizadas en la Bolsa española se situó al cierre de 2015 en 0,975 billones de euros, un 7,9% por debajo del valor de cierre del año anterior. Desde los mínimos de 2012 y sin tener en cuenta empresas domiciliadas en el extranjero, las cotizadas españolas han aumentado su valor de mercado en 340.000 millones de euros.

Entre los sectores que han ganado valor de mercado en 2015 se encuentran Servicios de Consumo con un 39%, de la mano de IAG y AENA. También es relevante la ganancia de valor del sector de Bienes de Consumo, un 41%, donde Inditex con casi 100.000 millones de euros de valor de mercado al cierre del año se sitúa en el primer lugar en el ranking de empresas por capitalización muy por encima de Santander y Telefónica. El sector de Servicios Financieros e Inmobiliarios es el único que arroja pérdidas de capitalización en 2015 con un 16%. El buen año de las empresas de mediana capitalización integradas en el índice IBEX Medium Cap se ha reflejado en el aumento del 15% en su capitalización a lo largo del año 2015.

El número de compañías admitidas en todos los segmentos de la Bolsa española cierra 2015 en 3.604, con un aumento superior a las 150 respecto al cierre del año 2014 gracias sobre todo al aumento del número de SICAVs cotizadas en el segmento del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) destinado a estas compañías que ya alcanzan las 3.374. Es también destacable la presencia de 11 SOCIMIS a su segmento específico del MAB.

Resultados y dividendos

 

Tras dos años de fuerte recuperación con crecimientos del beneficio neto ligeramente superiores al 50% tanto en 2013 como en 2014, las compañías cotizadas en la Bolsa española han mantenido la tónica positiva en 2015 con un crecimiento del resultado del 43% en la primera mitad del año. Las empresas de la Bolsa española son cada vez más internacionales y la aportación de las ventas exteriores a la cifra total de facturación se mantiene en los máximos alcanzados en 2014 con cerca del 65%.

La remuneración al accionista se mantiene como seña de identidad de la Bolsa española que destaca en el ámbito mundial con una rentabilidad por dividendo del 5,2% al cierre de 2015 de acuerdo con datos de MSCI (Morgan Stanley Capital International). Las empresas cotizadas han desembolsado 27.848 millones de euros, un 36% menos que el año anterior debido al efecto de los dos pagos extraordinarios realizados por la compañía Endesa en 2014 por importe total de casi 15.000 millones de euros. Sin el efecto de Endesa, la retribución total al accionista prácticamente no varía respecto al año anterior (-0,17%). Los pagos en acciones a elección del inversor (scrip dividend) han significado un tercio de la retribución total y su importe total, más de 9.000 millones de euros, se reduce respecto al año anterior como reflejo de la mejor situación financiera de las compañías. Es significativo también el aumento de las operaciones de amortización de acciones que alcanzan los 3.664 millones en términos de valor de mercado en el año y triplican la cifra del año anterior.

Financiación y nueva liquidez: ampliaciones y otras operaciones

 

 

En 2015 el total de nuevos flujos de inversión y financiación canalizados por la Bolsa española a través de la incorporación de acciones procedentes de ampliaciones de capital, nuevas admisiones a cotización y ofertas públicas de venta y suscripción ha alcanzado los 41.636 millones de euros, un 15,3% más que en 2014. La posición de la Bolsa española respecto al resto de mercados desarrollados vuelve a ser destacada en Europa y en el mundo.

Especial relevancia han tenido las ampliaciones de capital con más de 156 operaciones hasta noviembre que han captado 29.700 millones de euros para las empresas. Las ampliaciones realizadas para satisfacer los pagos de dividendos en acciones suponen cerca de 9.000 millones aunque han descendido respecto al año anterior.

Si la financiación fluida de la empresa española y la reducción de su excesivo endeudamiento se consideran de forma unánime condiciones necesarias para retornar a tasas de crecimiento económico satisfactorias y a la vez sostenibles, el mercado bursátil está teniendo un papel muy destacado a la hora de avanzar en estos retos. El colectivo de empresas cotizadas españolas está actuando como vanguardia de cambios muy positivos para reducir la vulnerabilidad financiera empresarial como son un menor apalancamiento con mayor peso del capital y, adicionalmente, cambios en el endeudamiento con menos presencia de la financiación bancaria y creciente presencia de los instrumentos de renta fija tanto a corto como a largo plazo.

OPVs y OPAs

 

 

La Bolsa española ha mantenido una posición muy destacada en el mercado internacional de OPVs a lo largo del año 2015. Según el informe Global IPO de la consultora Ernst&Young, durante los nueve primeros meses se situó como la primera Bolsa a nivel europeo y la quinta a nivel global por sus salidas a Bolsa. Las OPVs de AENA y Cellnex Telecom fueron la primera y la tercera mayor operación de Europa, y la salida a bolsa de Euskaltel constituyó la segunda mayor operación del tercer trimestre del año en el continente europeo.

Los fondos obtenidos en las ofertas públicas de venta y suscripción en el conjunto de 2015 alcanzaron los 8.467 millones de euros, la segunda cifra más alta de los últimos dieciocho años tras los 10.500 millones de euros captados en 2007. Siete empresas se han incorporado a la Bolsa y otras 17 a diferentes tramos del MAB: 9 al de Empresas en Expansión y 8 en el de SOCIMIs. En total han sido 24 incorporaciones, sin tener en cuenta las SICAV.

Por su parte, la actividad corporativa ligada a Ofertas Públicas de Adquisición (OPAs) ha sido más intensa que en años anteriores en línea con lo que esta sucediendo en los mercados internacionales de fusiones y adquisiciones. A lo largo del año 2015 se han lanzado 9 OPAS, algunas de ellas de gran envergadura, con resultado positivo en todas ellas. Ninguna ha tenido carácter hostil y la contraprestación ofrecida, que en todos los casos ha sido monetaria, alcanza los 4.491 millones de euros, cifra que multiplica por más de veinte el volumen alcanzado en los años 2014 y 2013. La OPA más importante ha sido la presentada sobre las acciones de Jazztel por la francesa Orange por importe de 3.179 millones de euros.

Alternativas de financiación en crecimiento: MAB y MARF

 

 

Aunque las condiciones de financiación de las compañías de tamaño reducido han mejorado sustancialmente en 2014 y 2015, estas empresas siguen teniendo una dependencia extrema del crédito bancario que las hace frágiles en momentos de restricciones financieras. Entre el abanico de soluciones que se han impulsado para comenzar a revertir esta situación figuran en lugar preferente las alternativas de financiación basadas en el mercado de valores como el MAB para empresas en Expansión o el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF).

Siguiendo la estela del año anterior, el número de empresas listadas en el MAB para Empresas en Expansión ha continuado creciendo en 2015 hasta alcanzar las 34 empresas al cierre del año, 9 más que en 2014. Nueve compañías han recurrido a las ampliaciones de capital para obtener nuevos recursos financieros a lo largo de estos once meses. En 2015 estas compañías han obtenido de esta forma 70 millones de euros que sumados a los 41 millones conseguidos en el momento inicial con las 9 nuevas incorporaciones hacen un total de 111 millones movilizados en este segmento del MAB.

El Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) ha completado su segundo año de vida cumpliendo con éxito el objetivo para el que fue creado: contribuir a la financiación de las empresas españolas como una nueva fuente de financiación complementaria del crédito bancario a través de emisiones de pagarés, bonos simples y bonos de proyecto, realizadas por 20 compañías que han emitido individualmente y más de 100 empresas que se han financiado vía la titulización de sus derechos de crédito y facturas en bonos de titulización. Desde su lanzamiento ha superado los 1.300 millones de euros en emisiones de empresas y alcanza un saldo en circulación superior a los 1.000 millones de euros a finales de 2015.

A lo largo de su corta vida ya se han incorporado a este mercado 21 intermediarios financieros como Miembros, entre los cuales se cuentan las principales entidades financieras del país, así como 23 entidades como Asesores Registrados.

ETFs y Warrants

 

 

Entre los productos de inversión negociados en el mercado bursátil español destacan en 2015 los Fondos Cotizados o ETFs que van encontrando paulatinamente eco tanto entre inversores particulares como institucionales gracias a la facilidad con la que permiten posicionarse de forma diversificada en un determinado mercado, sector, región o estrategia. En 2015, el volumen negociado de las 71 referencias admitidas a negociación alcanza los 12.633 millones de euros con un crecimiento del 28,3% centrado sobre todo en los ETFs que replican el IBEX 35. Las 173.079 transacciones ejecutadas representan un crecimiento del 50%.

La actividad en el mercado de warrants y certificados alcanzó los 1.096 millones de euros, un 34% más que en 2014. A lo largo de los últimos años se han incorporado al mercado modalidades de warrants que replican técnicas de inversión novedosas como los “multi”, los “discount” o los stayhigh” y “staylow”.

Renta Fija Pública y Corporativa

 

 

Los niveles tan reducidos de tipos de interés y las incertidumbres pendientes han provocado un aumento sustancial de la volatilidad en los mercados mundiales de Deuda Pública y Corporativa. También los mercados mundiales de renta fija corporativa han visto caídas de precios de los bonos y por consiguiente fuertes repuntes de la rentabilidad que, a diferencia de la Deuda Pública, apenas se han recuperado en los meses finales del ejercicio.

En España, el mercado de Deuda Pública ha reproducido los impulsos internacionales con algún matiz doméstico negativo achacable al aumento de la incertidumbre de carácter político. El tipo de interés de los bonos a 10 años ha llegado a caer hasta niveles históricamente bajos, el 1,14%, volvía a subir hasta el 2,38% y cerraba el año en 1,76%. La prima de riesgo ha aumentado hasta una media de 125 puntos básicos y se ha situado de forma sostenida por encima de la italiana cuando el año pasado, 2014, la rentabilidad de los bonos españoles fue inferior a la de los bonos italianos prácticamente durante todo el año.

El mercado español de Renta Fija Corporativa, AIAF, ha proseguido en 2015 su proceso de ajuste de actividad y de reducción del saldo vivo de emisiones que se ha situado ligeramente por encima de 534.086 millones, un 38% menos que al cierre del año 2012 pero ya en el camino de la estabilización. La negociación alcanzó los 515.073 millones de euros en el conjunto del año, un 51% menos que el año anterior, debido fundamentalmente a que el entorno de bajos tipos de interés y a la citada reducción del saldo. Por el contrario, la normalización se va instalando progresivamente en el mercado primario de emisiones con un incremento del 45% en la admisión de nuevas emisiones con vencimiento a medio y largo plazo. Mientras, el mercado de pagarés ha continuado en horas bajas debido fundamentalmente a las bajas rentabilidades que ofrecen.

En el conjunto de 2015 la negociación acumulada en SENAF, la plataforma de contratación de Deuda Pública operada por BME, se eleva a 108.868 millones de euros, un 3% por debajo del registrado en 2014. Por lo que se refiere a SEND, la plataforma orientada a inversores particulares, la negociación efectuada en el año alcanzó los 307 millones de euros, con un crecimiento del 11,7%, respecto al pasado año.

Futuros y Opciones

 

 

En el mercado español de futuros y opciones, MEFF, el número total de contratos negociados en 2015 alcanzó los 47,8 millones, un 15% menos, pero aumenta un 5% en términos de volumen nominal subyacente. El producto principal del mercado, el Futuro sobre IBEX 35, aumenta por cuarto año consecutivo, mientras decrece el volumen de opciones y futuros sobre acciones individuales. La posición abierta en Futuros sobre IBEX 35 se encuentra en máximos históricos mientras en futuros y opciones sobre acciones se encuentra en niveles similares a los de hace un año. En línea con los mercados de contado, la volatilidad implícita en las opciones sobre IBEX 35 ha repuntado 4 puntos de media respecto al año anterior hasta el 23,3%.

Recordar que, por exigencias de la regulación europea, en septiembre de 2013 se separaron las actividades de Mercado y las de Cámara de Compensación, Liquidación y Contrapartida. MEFF Sociedad Rectora del Mercado de Productos Derivados se quedó con la actividad de Mercado y BME Clearing se hizo cargo de la actividad de Cámara de compensación de las operaciones de opciones y futuros.

Derivados sobre electricidad

 

 

BME Clearing Power es el servicio de BME para el mercado de la electricidad que permite compensar a través de una Cámara de Contrapartida Central las operaciones de derivados sobre producción eléctrica española. Este segmento de derivados sobre energía ha seguido atrayendo el interés de numerosas entidades activas en el sector, aumentando un 38% el número de participantes de 78 hace un año a 109 a finales de 2015.

La actividad de compensación se ha desarrollado en un entorno de mercado muy desfavorable, en el que el volumen de derivados OTC ha disminuido un 49%. BME Clearing ha disminuido su volumen de registro en un 38%, por lo que ha seguido aumentando su cuota. El volumen registrado en 2015 asciende a 23 TWh. Este volumen representa el 8% del consumo de electricidad en España y la posición en contratos abiertos alcanza un volumen de 8,5 TWh a final de 2015, un 234% más que el año anterior y record histórico.

Cámara de Contrapartida Central para repos

 

 

También entre los servicios de cámara de contrapartida central proporcionados por BME Clearing se encuentra REPO que desempeña este servicio para repos de Deuda Pública.

Durante el año 2015 la media mensual de registro se ha situado por encima de los 60.000 millones de euros, en 664 operaciones de media mensual. Contaba al cierre con 30 entidades participantes, de las que 28 son españolas y 2 no españolas. La posición abierta financiada, es decir, el saldo medio vivo de operaciones no vencidas, equivalente a la financiación facilitada, ha alcanzado los 26.346 millones de euros a finales de 2015, niveles similares a los de 2014.

Cámara de Contrapartida Central para derivados sobre tipos de interés

 

 

En diciembre de 2015 ha iniciado su actividad el segmento de BME Clearing que proporciona servicios de Contrapartida Central para derivados de tipos de interés conocidos como IRS y que incluye productos como Swaps, OIS y FRAs, en terminología anglosajona de uso habitual.

Este nuevo segmento se ha lanzado como consecuencia de la nueva normativa sobre la “obligación de compensación” que obligará a las entidades financieras, compañías de seguros y otras entidades no financieras a compensar en Cámara a partir de 2016 o 2017 dependiendo del tipo de entidad en particular, todos los derivados de tipos de interés que estén sujetos a unas determinadas características.

REGIS-TR: registro para Derivados

 

 

Con la entrada en vigor de la obligación del reporte de operaciones de derivados sobre todo tipo de activos financieros a un registro, recogida en la regulación europea EMIR, iniciaba su operativa en enero de 2014 REGIS-TR, el registro europeo (Trade Repository) desarrollado conjuntamente por BME y la Bolsa Alemana tras recibir la autorización de ESMA, el supervisor europeo de mercados de valores.

Las entidades europeas llevan casi dos años reportando operaciones de derivados a los repositorios autorizados bajo la regulación de EMIR. Durante este periodo la actividad de REGIS-TR ha alcanzado 1.000 clientes y más de 1.200 cuentas abiertas, recibiendo diariamente en torno a siete millones de nuevas operaciones y cerca de 20 millones de mensajes.

Dado que la regulación del reporte de operaciones persigue mitigar el riesgo sistémico mejorando la gestión del riesgo, reduciendo la interconexión de posiciones y mejorando la transparencia es importante la relación con los reguladores y en este ámbito REGIS-TR ofrece ya información a más de 25 reguladores europeos, reforzando así su posición como canal de comunicación entre los participantes del mercado y los supervisores.

Adicionalmente REGIS-TR ofrece desde octubre de 2015 el servicio de reporte de transacciones de productos de energía bajo la regulación europea REMIT, ampliando así el abanico de soluciones ofrecidas a sus participantes.

Iniciativas legislativas

Dentro del ámbito legislativo nacional, la iniciativa estrella ha sido la aprobación de la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial uno de cuyos objetivos es sentar las bases regulatorias necesarias para promover la utilización de alternativas al canal bancario, vía mercados de capitales, financiación corporativa directa u otras vías de financiación no bancarias.

La Ley introduce reformas en la Ley 24/1988, de 28 de Julio del Mercado de Valores para favorecer el tránsito de las sociedades desde un sistema multilateral de negociación a un mercado secundario oficial, lo que facilitará que empresas del MAB puedan pasar a la Bolsa y viceversa. También reforma la emisión de obligaciones, eliminándose el límite a las emisiones vigentes hasta ahora, por el que las sociedades anónimas y las comanditarias por acciones no podían emitir obligaciones más allá de sus recursos propios. También esta Ley regula el establecimiento, por primera vez en España, de un régimen jurídico para las plataformas de financiación participativa, “crowdfunding” en el argot internacional.

En 2015 ha entrado en vigor la Reforma Fiscal aprobada en Noviembre del año anterior que ha supuesto una modificación muy sustancial de la fiscalidad de las rentas del trabajo y el ahorro en España. Entre las novedades destacan la rebaja progresiva de tipos, la unificación del tratamiento de las plusvalías, la supresión de la exención en el IRPF por dividendos, la modificación del tratamiento de los derechos de suscripción preferente y, ya en el ámbito de la financiación empresarial, la limitación de importes deducibles por costes de endeudamiento y el incentivo al incremento de fondos propios.

Relacionada con la Reforma Fiscal está otra novedad legislativa del año en curso en materia económica que ha sido el Real Decreto Ley 633/2015, de julio, de Medidas Urgentes para reducir la Carga Tributaria de los Contribuyentes del IRPF y otras medidas de carácter fiscal, que ha adelantado al segundo semestre del año 2015 las rebajas de tipos progresivas que estaban previstas para 2016 por la Reforma Fiscal plasmada en las Leyes 26/2014 del IRPF y renta de los no residentes y la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades.

En el ámbito europeo de los mercados de valores y tras la aprobación en julio de 2014 de la Directiva 2014/65/UE relativa a los mercados de instrumentos financieros conocida como MIFID II, y el Reglamento 600/2014 o MIFIR, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA en sus siglas en inglés) ha publicado con fecha 28 de septiembre de 2015 un conjunto de 28 normas técnicas de regulación e implementación que desarrollan diversas disposiciones de la MIFID II y la MIFIR.

También en 2015 se ha puesto en marcha el proyecto de creación de una Unión de los Mercados de Capitales. El 30 de septiembre de 2015 la Comisión Europea publicó el denominado “Action Plan on Building a Capital Markets Union”. El documento reconoce que los mercados de capitales europeos se encuentran fragmentados y no se han desarrollado lo suficiente y propone la adopción de 33 medidas con las que busca fomentar un mayor grado de integración financiera, facilitar el acceso a la financiación a las empresas europeas en las distintas fases de su crecimiento, ampliar el espectro de inversiones a las que pueden tener acceso los inversores y mejorar la estabilidad del sistema financiero europeo.

 

 

Copyright® Bolsas y Mercados Españoles 2016
[ http://www.bolsasymercados.es ]