Informe de Mercado 2016. Resumen del año.

El año 2016 se ha caracterizado por una persistente incertidumbre y tensión controlada en los mercados financieros internacionales que se han visto influenciados tanto por las políticas monetarias de los principales bancos centrales como por las expectativas y el resultado final de dos grandes acontecimientos de carácter político con fuertes implicaciones económicas: la victoria de la opción de abandono de la Unión Europea (Brexit) en el referéndum británico de junio sobre la permanencia del Reino Unido y la victoria del republicano Trump en las elecciones norteamericanas de noviembre.

Las expectativas de repunte de la inflación y de subida de tipos de intervención por parte de la Reserva Federal norteamericana han propiciado un rebote al alza importante de los tipos de interés a largo plazo en los últimos meses del año impactando los mercados mundiales de deuda pública y corporativa. Por el contrario, en los mercados de acciones los inversores han optado por mantenerse a la expectativa y en las últimas semanas del año han respondido de forma positiva a factores como la ligera mejora de las expectativas económicas mundiales, el euro débil y la continuación de la política monetaria expansiva en Europa, o los ambiciosos planes de inversión en infraestructuras de la nueva administración norteamericana; aparcando en alguna medida riesgos económicos y geopolíticos que han penalizado las Bolsas durante la mayor parte del año 2016 y no han desaparecido.

Los organismos internacionales han ratificado durante el año la impresión de haber entrado en una fase de crecimiento débil de la economía mundial que no revertirá fácilmente y conlleva riesgos políticos. En concreto el FMI revisaba a la baja en dos ocasiones el crecimiento mundial para 2016 hasta el 3,1% aunque en la última revisión de octubre la rebaja fue de apenas una décima. Por su parte, la reducción del crecimiento del comercio mundial en 2016 a menos del 2% según la OMC también ha sido un lastre para la economía mundial.

En Europa el crecimiento esperado del PIB conjunto de la zona euro para 2016 se ha revisado levemente al alza en los últimos meses del año hasta el 1,6% que sigue lejos de ser un resultado brillante. Como respuesta a esta debilidad, el Banco Central Europeo (BCE) volvía a ser un gran protagonista en el área de la moneda única con la reducción del tipo de intervención hasta un inédito 0% en marzo y un amplio abanico de  medidas expansivas: ampliación del programa de expansión cuantitativa (QE) e inclusión en el mismo de la deuda corporativa con grado de emisión, financiación a largo plazo para los bancos (TLTRO) o tipos negativos en la facilidad de depósito. En su última reunión del año, a mitad del mes de diciembre, volvía a ampliar el plazo de las compras de deuda hasta finales de 2017 con una reducción de los volúmenes de compra hasta los 60.000 millones mensuales desde marzo de 2017.

Al igual que el año anterior, la economía española ha destacado en el contexto internacional con un crecimiento estimado del PIB en el entorno del 3,2% en 2016 que la sitúa  en cabeza del grupo de grandes países desarrollados. A pesar de la incertidumbre política generada por la repetición de las elecciones generales; la elevada tasa de creación de empleo, los tipos de interés bajos, una energía todavía barata, un euro debilitado o el desendeudamiento del sector privado han propiciado un excelente comportamiento del consumo privado y las exportaciones. No obstante, España todavía presenta graves desequilibrios y amenazas como la elevada tasa de desempleo, un déficit público difícil de controlar, la creciente deuda pública o incertidumbres de carácter político y territorial derivadas de los resultados electorales.

Bolsas e Índices

El IBEX 35, principal índice de la Bolsa española, cerró el año 2016 con una moderada caída del 2,01% tras una revalorización del 7,6% en el último mes del año. Teniendo en cuenta los dividendos la rentabilidad prácticamente se sitúa en el 2,6%. Desde los mínimos del año, marcados en los días inmediatamente posteriores al referéndum británico, hasta el cierre el IBEX 35 se ha revalorizado un 22%. 

Por su parte, los índices de ámbito mundial han terminado el año 2016 con ganancias que oscilan entre el 6.7% y el 4,8% para los principales índices mundiales. Las Bolsas europeas cerraban el año  con una significativa dispersión a pesar del mantenimiento del sesgo fuertemente expansivo de la política monetaria del BCE. La referencia EuroSTOXX 50 para el área del euro acababa el año con una subida del 0,7%, mientras el más amplio STOXX Europe 600 bajaba un leve 1,2%. Por debajo se situaban entre otras las Bolsas de Italia (-10,2%), Suiza (-6,8%) o España (-2%), mientras por encima   se situaba Portugal (-0,2%), Alemania (+3,6%) o Francia (+4,8%), todas ellas lastradas en buena medida por las cotizaciones de un sector bancario castigado en todas las Bolsas. Entre los mercados europeos que acumularon ganancias en 2016 están Holanda (+9,3%), Austria (+9,2%) y, ya fuera del área de la moneda única, destaca Noruega (+14,6%) y sobre todo el registro obtenido por la Bolsa del Reino Unido (+14,4%) cuyas empresas cotizadas se han visto impulsadas por la fuerte devaluación de la libra  como consecuencia de la victoria del “Brexit” en el referéndum del mes de junio.

Los mercados norteamericanos han vuelto a mostrar una gran fortaleza a pesar del cambio de sesgo de la política monetaria de la Reserva Federal, de la debilidad de la economía mundial y de acumular varios ejercicios excelentes en el último lustro. Sus principales índices alcanzaron en 2016 rentabilidades por encima de la media mundial: el Dow Jones subió un 13,4%, el S&P 500 un 9,5% y el Índice Nasdaq 100, de marcado componente tecnológico, ascendió un 5,9%.

Tras un ejercicio anterior muy negativo, el año 2016 ha sido mayoritariamente favorable para los mercados emergentes sobre todo Latinoamericanos. El índice global MSCI EM subió un 7% aunque también con notable dispersión dependiendo de las áreas económicas. Latinoamérica fue la zona más rentable en términos bursátiles con el Índice MSCI EM Latin America subiendo un 21,3% apoyado sobre todo en Brasil cuyo índice Bovespa subía un 38,9%. Menos brillante ha sido el índice de mercados emergentes de Asia que ascendió un 4,5%. En el ámbito sectorial los bancos norteamericanos subieron en 2016 un 21,3%  convirtiéndose en impulsores de  la Bolsa norteamericana. Por el contrario el sectorial STOXX Europe 600 Bancos cayó un 6,8%

 Negociación y liquidez

El apartado de actividad bursátil dónde más ha impactado negativamente la incertidumbre del entorno político y económico nacional e internacional ha sido en los importes negociados, que han descendido en la mayoría de productos cotizados tanto de renta variable como de renta fija.

En el capítulo de acciones, el volumen negociado en la Bolsa española en 2016 ha sido de  652.907 millones de euros en 2016, un 32% menos que el registrado en 2015, descenso que es coincidente con la tendencia registrada en las principales Bolsas del mundo y que demuestra el fuerte grado de internacionalización de las carteras de los grandes inversores y la dinámica global de los flujos de capital a la que están expuestas las Bolsas de todo el mundo.

El número de negociaciones acumuladas en el año ascendió a 54,4 millones, un 12,1% inferior al registrado en el ejercicio anterior pero una cifra muy elevada dado que se parte de cifras de record en 2014 y 2015.

No obstante, el menor volumen del importe de transacciones anotado en este ejercicio no ha impactado de forma negativa en la liquidez del mercado de acciones: las horquillas o spreads medios de las cotizaciones de las compañías agregadas en torno a los tres índices principales, IBEX 35, Medium y Small Cap siguen en niveles históricamente bajos que abaratan el coste implícito de la transacción bursátil para los inversores en valores españoles, que concentran las tres cuartas partes de su operativa en la plataforma de negociación de la Bolsa española a pesar del aumento de la competencia entre centros de negociación. 

Un año más los principales valores españoles cotizados mantiene posiciones de liderazgo entra los más negociados y líquidos del Europa. Tres compañías españolas se sitúan entre las diez más negociadas de cotizadas de la Eurozona, y otras dos en las posiciones decimonovena y vigésimo quinta. También es reseñable en 2016 el hecho de que la contratación de las acciones de las 30 empresas que forman parte del IBEX Small Cap (+9%) se haya comportado significativamente mejor que las integrantes del IBEX 35.  

Inversores

La inversión en la Bolsa española sigue protagonizada de forma mayoritaria por los extranjeros: más de tres cuartas partes de la actividad negociadora tienen como comprador o vendedor algún inversor no residente y según datos provisionales son propietarios del 43,5% del valor de las acciones españolas cotizadas al cierre de junio de 2016. También las familias avanzan ligeramente en su cuota de propiedad hasta superar el 25% en junio tras anotar una importante mejora de su patrimonio financiero neto como fruto de una persistente labor de reducción de deuda. En el lado opuesto remarcar la reducción de la participación del sector bancario como propietario de acciones españolas cotizadas hasta un mínimo histórico del 3% cuando hace escasamente 10 años ostentaban alrededor del 15%. 

Las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) han cerrado un excelente año 2016 continuando una tendencia que ya dura cuatro años en los cuales tanto el patrimonio como el número de partícipes las IIC españolas y la parte comercializada en España de las IIC extranjeras ha crecido un 100% tanto en patrimonio como en número de partícipes. Los españoles tienen acumulados más de 350.000 millones de euros en fondos y sociedades de inversión domésticas e internacionales y en cuatro ejercicios se han canalizado hacia estos instrumentos de ahorro 190.000 millones de euros.

El patrimonio de los Fondos de Inversión domiciliados en España ha crecido un 4,5% en 2016 situándose casi en los 235.000 millones de euros con 8,3 millones de partícipes. Ha habido suscripciones netas por importe de 14.000 millones. En cuanto a las IIC extranjeras comercializadas en España, su patrimonio en manos de españoles se acerca a los 113.000 millones de euros, casi un tercio del patrimonio total de las IIC comercializadas en España,  porcentaje muy superior al 8% que representaba al inicio de la crisis.

Las SOCIMI, vehículos de inversión en el mercado inmobiliario también cotizados, consolidan su papel de instrumento de gran utilidad para el mercado inmobiliario como vehículos que incorporan al mercado de valores el alquiler inmobiliario. Con las 17 incorporaciones de 2016, son ya 32 las compañías acogidas a esta figura que cotizan en diferentes segmentos de la Bolsa española.

Capitalización y empresas cotizadas

La capitalización conjunta de las empresas cotizadas en la Bolsa española se situó en 2016 en casi 1,04 billones de euros, un 6% por encima del valor de cierre del año anterior. Desde los mínimos de 2012 y sin tener en cuenta empresas domiciliadas en el extranjero, las cotizadas españolas han aumentado su valor de mercado en 330.000 millones de euros.

Por sectores bursátiles las compañías españolas incluidas en Petróleo y Energía ha aumentado su valor de capitalización en casi un 3%,  Servicios de Consumo un 2% y Materiales Básicos Industria y Construcción se revalorizó también un 2% debido a las ganancias de las empresas relacionadas con el acero.

A 31 de diciembre de 2016, 3.506 empresas cotizaban en la Bolsa Española con una disminución de 97 empresas respecto al año anterior como consecuencia fundamentalmente del abandono del mercado por parte de 136 SICAV, la mayoría por disolución e integración posterior de su patrimonio en fondos de inversión. En los 12 meses completos transcurridos de 2016 se incorporaron a la negociación en el mercado español de Renta Variable 47 nuevas empresas: 4 en el mercado principal y 43 en los distintos segmentos del  Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

 

Resultados  y dividendos

Los resultados de las compañías españolas cotizadas han ido mejorando en términos de comparación interanual conforme avanzaba el año hasta situarse en positivo al cierre del tercer trimestre de 2016 con un avance cercano al 20% para el beneficio agregado de las compañías no financieras del IBEX 35 y una leve caída del 3,8% para el de los bancos presentes en dicho índice.

De acuerdo con datos correspondientes al primer semestre, la aportación en 2016 de las ventas exteriores a la cifra total de facturación de las empresas cotizadas en la Bolsa española alcanza un máximo histórico con el 65,3%, más de un punto por encima del registro alcanzado en 2015. Esta tendencia creciente de internacionalización de las fuentes de ingresos de las empresas cotizadas es también visible en las grandes cotizadas: el peso exterior en la facturación total de las compañías del IBEX 35 en 2016 es del 65,5% frente al 63,8% en 2015. 

Un ejercicio más el dividendo vuelve a ser un elemento positivo diferencial y un sostén de la Bolsa española. Las cotizadas han distribuido entre sus accionistas 27.136 millones de euros en dividendos, con un crecimiento del 3,2 % frente a lo registrado en el año anterior. La retribución total incluyendo  devoluciones por prima de emisión se acerca a los  27.600 millones de euros.

La rentabilidad por dividendo del conjunto de empresas cotizadas se sitúa en el 4,5%, nuevamente un registro líder entre los mercados de valores desarrollados según datos publicados en el informe mensual MSCI Blue Book correspondiente al cierre de 2016 para mercados de valores desarrollados. La rentabilidad por dividendo de la Bolsa española es desde hace ya casi 10 años la más elevada de entre las Bolsas desarrolladas del mundo y su promedio (basado en datos mensuales) en los últimos 30 años es del orden del 4%, también el más alto en la comparación internacional con otros mercados homologables en tamaño y desarrollo de acuerdo con los datos de la citada publicación

Los pagos en acciones a elección del inversor (scrip dividend) han significado en el año un 22% de la retribución total, ya lejos del 40% alcanzado en 2013. Por segundo año consecutivo, las  operaciones de amortización de acciones se han vuelto a situar cerca de los 3.400 millones en términos de valor de mercado.

Inversión y Financiación: OPVs, Salidas a Bolsa, Ampliaciones y OPAs

Si bien el año no puede calificarse de brillante, en uno de los puntos fuertes de la Bolsa española, la capacidad de canalizar nueva inversión y financiación, se han mantenido importes de actividad significativos. En 2016 el total de nuevos flujos de inversión y financiación canalizados a través de la incorporación de acciones procedentes de ampliaciones de capital, nuevas admisiones a cotización y ofertas públicas de venta y suscripción ha rozado los 28.580 millones de euros, un 31% menos que el excelente año anterior.

La incertidumbre que ha prevalecido en las Bolsas durante gran parte del año ha ralentizado la actividad mundial de OPVs. De acuerdo con el informe EY Global IPO Trends, la actividad mundial de salidas a Bolsa se redujo en 2016 un 16,1% en número de operaciones y un 32,8% en volúmenes captados respecto a 2015. En la Bolsa española las Ofertas Públicas de Venta (OPV) se han concentrado en el 2º trimestre con las colocaciones y posterior salida a cotización de Dominion, Telepizza y Parques Reunidos, estas dos últimas entre las de mayor tamaño de Europa en el año.

En 2016, veintisiete empresas han salido a cotizar en la Bolsa española: cuatro entraron a cotizar en el Mercado principal a través de OPV y Ofertas Públicas de Suscripción (OPS) y una de ellas a través de admisión sin oferta pública previa (listing); y veintitrés han sido salidas al Mercado Alternativo Bursátil (MAB) de las cuales diecisiete compañías salieron en el segmento de SOCIMIS a través de un listing  y seis en el de empresas en expansión a través de cinco Ofertas Públicas de Suscripción (OPS) y una OPV. El total de fondos captados por estas operaciones  ascendió a 1.426 millones de euros.

Mediante ampliaciones de capital, con 123 operaciones en el conjunto del año, se han captado 23.153 millones de euros para las empresas, un 22% menos que en 2015, año en el que se alcanzó el segundo mejor registro de este siglo. Las ampliaciones realizadas para satisfacer los pagos de dividendos han seguido descendido respecto al año anterior y supusieron ya una quinta parte.

La actividad relacionada con las Ofertas Públicas de Adquisición (OPA) ha sido escasa tras el intenso año anterior. Se han llevado a cabo cuatro ofertas de adquisición con resultado positivo y un anuncio en los últimos compases del año que parece relevante para 2017: la intención de la consultora tecnológica cotizada, Indra Sistemas, de lanzar una OPA amistosa sobre la totalidad del capital de la firma tecnológica también cotizada Tecnocom.

Tras la profunda crisis que impactó de forma muy intensa en la financiación del tejido empresarial español los datos de los últimos años denotan con claridad que las principales  empresas no financieras españolas cotizadas están siguiendo la estrategia de reestructuración financiera recomendada por la mayoría de organismos financieros internacionales: más capital y una menor dependencia del canal bancario en su financiación en favor de un mayor peso de instrumentos de deuda negociable en la estructura de sus recursos ajenos. Un reciente análisis realizado a partir de las cuentas auditadas de un conjunto homogéneo de compañías no financieras del IBEX 35, entre 2010 y 2015 los recursos propios de este grupo aumentaron más de un 15%, su endeudamiento bancario se redujo un 40% y su endeudamiento en forma de emisiones de renta fija aumentó un 23%.

Alternativas de financiación y negociación en crecimiento:
MAB y MARF

Aunque las condiciones de financiación de las compañías de tamaño reducido han mejorado sustancialmente a partir del año 2014, estas empresas siguen teniendo una gran dependencia del crédito bancario que las hace frágiles en momentos de restricciones financieras. Entre el abanico de soluciones que se han impulsado para apoyar la reversión de esta situación figuran en lugar preferente las alternativas de financiación basadas en el mercado de valores como el Mercado Alternativo Bursátil para empresas en Expansión (MAB) o el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF).

El segmento del MAB para Empresas en Expansión ha tenido un año 2016 de actividad intensa en términos de financiación. Las ampliaciones de capital han alcanzado los 219 millones de euros, duplicando el registro del año anterior. El número de empresas presentes en el MAB para Empresas en Expansión (MAB EE) ha continuado creciendo en 2016 hasta alcanzar las 39 empresas al cierre del año tras la incorporación de seis nuevas compañías: Clerhp, Atrys Health, Voztelecom, Clever Global, Mondo TV Iberoamérica, Pangaea Oncology.

En cuanto al Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) ha llegado a su tercer año de vida cumpliendo con éxito el objetivo para el que fue creado: contribuir a la financiación de las empresas españolas como una nueva fuente de financiación complementaria del crédito bancario a través de  emisiones de pagarés, bonos simples y bonos de proyecto. Una vez emitidos se admiten a cotización en la plataforma del mercado que ofrece transparencia y liquidez y garantiza la mejor ejecución de las órdenes. Con las incorporaciones de 2016 ya son un total de 29 las empresas que se han financiado directamente en el Mercado Alternativo de Renta Fija operado por BME desde su nacimiento en 2013 además de 100 empresas que se han financiado vía la titulización de sus derechos de crédito y facturas en bonos de titulización.

En el conjunto del año 2016 el volumen de emisiones y admisiones a cotización en el MARF se acerca a los 2.300 millones de euros, un 174% más que el año anterior y que multiplica por 4,6 veces  a la de 2014, primer año completo de funcionamiento del Mercado Alternativo de Renta Fija de BME. El saldo vivo de emisiones de deuda corporativa cierra el año en los 1.612 millones de euros y crece un 56% respecto al cierre del año anterior.

 

ETFs y Warrants

El descenso de la actividad transaccional de la renta variable se ha reflejado también en otros productos cotizados que mayoritariamente tienen a las acciones como subyacente. En 2016 el descenso anual ha sido del 52% en la negociación efectiva de Fondos Cotizados o ETFs con 6.040 millones y del 28% en el número de warrants negociados. Es este último un mercado al cual en los últimos años se han incorporado modalidades de warrants como los “multi”, los “discount” o los stayhigh” y “staylow” que aportan técnicas de inversión novedosas y en algunos casos sofisticadas que se ponen al alcance de todo tipo de inversores, especialmente particulares. El número de emisiones vivas al cierre de 2016 es de 3.999 y permanece estable respecto a años precedentes.

Renta Fija Pública y Corporativa

Las intervenciones del BCE a través de la compra de deuda han llevado los tipos de interés de emisión españoles a su nivel histórico más bajo, negativos de hecho durante la mayor parte del año para las emisiones con vencimiento hasta tres años. También las emisiones a más largo plazo se han realizado a tipos muy reducidos con las obligaciones a 10 y 30 años marcando un interés medio del 1,54% y 2,569%, respectivamente. De esta forma, el Tesoro español ha consolidado una notable reducción de los costes de financiación, con un efecto favorable en las cuentas del Estado que ha permitido destinar recursos a otras áreas de gasto prioritarias.

Los tipos de interés de la Deuda Pública española a 10 años en el mercado secundario han llegado a tocar un mínimo histórico del 0,90% en octubre tras vivir episodios de gran volatilidad. A partir de entonces la tendencia alcista mundial de las rentabilidades a 10 años impulsaba también las del Bono español que subía 0,50 puntos porcentuales hasta situarse en el 1,40% al cierre del año. La volatilidad de la prima de riesgo también ha aumentado pero no su nivel: 119 puntos básicos a cierre de 2016, muy cerca de los 114 puntos del inicio del año.

La Deuda Corporativa ha reproducido en gran medida el comportamiento de la deuda pública en cuanto a tipos: tendencia a la baja de las rentabilidades durante la primera mitad del año, gran volatilidad en los días posteriores al “Brexit” y orientación sostenida al alza a partir de entonces. El Mercado AIAF ha continuado durante 2016 el proceso de reducción del saldo en circulación iniciado hace cuatro años pero ya a un ritmo mucho menor, con el segmento de Titulizaciones incluso volviendo a crecer, principalmente como consecuencia de la necesidad de reducir el tamaño del balance por parte de las entidades bancarias. Los datos de contratación de AIAF revelan una fuerte caída de la actividad con un volumen efectivo total intercambiado en el año de casi 173.000 millones de euros, un tercio del importe negociado con valores de Deuda corporativa en el año 2015.

También dentro del apartado de Deuda corporativa, destaca la ya citada consolidación del Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) como canal de financiación de empresas de todo tipo con predominio de las  medianas.

En el ámbito de la negociación de Deuda Pública la plataforma SENAF de BME, que reúne a los grandes operadores y creadores de mercado, ha crecido en 2016 hasta rozar los 175.000 millones de euros de volumen negociado, con un aumento del 61%, respecto al año anterior.

Futuros y Opciones

En MEFF, el mercado de Opciones y Futuros de BME, se han negociado en el año 2016 más de 45 millones de contratos, un 5% menos que en el año anterior en línea con la reducción de la actividad transaccional registrada en los principales mercados mundiales de productos derivados sobre renta variable. La volatilidad implícita media se ha mantenido prácticamente en los mismos niveles del año anterior.

A lo largo de 2016, se ha ampliado la oferta de productos con la incorporación de la negociación de contratos de futuros sobre los nuevos índices sectoriales IBEX 35 Bancos e IBEX 35 Energía. También en 2016 se han incorporado nuevos vencimientos semanales a los contratos de opciones sobre acciones ya existentes y se han admitido siete subyacentes nuevos.

Aunque de difusión más limitada, en 2016 ha vuelto a destacar la negociación en MEFF de los contratos ligados a los pagos de dividendos realizados por las principales empresas cotizadas en la Bolsa española. Así, la negociación de los Futuros IBEX 35 Impacto Dividendo aumentó un 79% con   58.000 contratos y los Futuros sobre Dividendos de Acciones aumentaron un 26% hasta cerca de 370.000 contratos.

Derivados sobre electricidad: Power

BME CLEARING, en su calidad de entidad de contrapartida central de la Bolsa española, ofrece a través de Power servicios de compensación sobre instrumentos derivados de  electricidad registrados en MEFF, que han continuado atrayendo el interés de numerosas entidades activas en sector, aumentando un 16% el número de participantes desde 108 entidades a final de 2015 hasta las 126 entidades participantes a finales de 2016.

El volumen registrado anual ha ascendido a los 24,1 TWh lo que supone un 4% más que el volumen registrado en el año anterior. La posición abierta alcanzó un volumen de 9,1 TWh a final de 2016, un 7% más que hace un año.

Como novedad, a partir del último mes de 2016, productores y compradores de energía eólica ya tienen a su disposición productos derivados que permiten posicionarse a plazo en este mercado.

 

Cámara de Contrapartida Central para repos de Deuda: REPO

También entre los servicios de Cámara de Contrapartida Central proporcionados por BME CLEARING se encuentra REPO, que desempeña este servicio para repos de Deuda Pública eliminando así el riesgo de contrapartida para las entidades participantes. Durante el año 2016 la media mensual de registro se ha situado cerca de los 34.169  millones de euros para 444 operaciones promedio cada mes.

REPO cuenta con 29 entidades participantes y la posición abierta financiada se situaba a fin de año en 17.415 millones de euros.

Cámara de Contrapartrida Central para SWAPS e IRS

El segmento de SWAPS e IRS es el servicio de cámara de contrapartida central ofrecido por BME CLEARING para las operaciones de derivados sobre tipos de interés negociados fuera de los mercados organizados (OTC). Comenzó su actividad en 2016 con el registro de su primera operación en el mes de enero y a partir de entonces se ha registrado un volumen total de 4.738 millones de euros, con una media mensual de registro de 395 millones de euros. La posición abierta ha ido aumentando hasta alcanzar a final de año la suma de 1.656 millones de euros y el segmento cuenta ya con 9 entidades participantes.

La normativa europea sobre la “obligación de compensación” ha obligado u obliga desde hace poco (en 2016 o 2017 dependiendo del tipo de entidad) a entidades financieras, compañías de seguros y otras entidades no financieras a compensar a través de Cámara de Contrapartida Central todos los derivados sobre tipos de interés que estén sujetos a unas determinadas características.

Registro para derivados: REGIS-TR

Con la entrada en vigor de la obligación del reporte de operaciones de derivados sobre todo tipo de activos financieros a un registro, recogida en la regulación europea EMIR, las entidades europeas llevan casi dos años reportando operaciones de derivados a los denominados repositorios, autorizados bajo la regulación de EMIR.

REGIS-TR es el registro europeo (Trade Repository) desarrollado conjuntamente por BME y la Bolsa Alemana y durante 2016 se ha consolidado como segundo repositorio más grande de Europa,  procesando cerca de 20 millones de mensajes al día. REGIS-TR ofrece ya información a más de 30 reguladores europeos, reforzando así su posición como canal de comunicación entre los participantes del mercado y los supervisores.

Iniciativas legislativas

Tras unos años de intensa producción legislativa nacional, la actividad ha sido escasa durante 2016 como consecuencia de la repetición de las elecciones generales en el mes de junio y de la situación de interinidad del Gobierno de la nación durante gran parte del año .

Las iniciativas nacionales principales del año 2016 se han producido una vez formado el nuevo gobierno en España. Así, en el mes de septiembre se aprobaba el adelantamiento del pago fraccionado y la fijación de un pago mínimo del 23% (para las entidades financieras el 25%) del Impuesto de Sociedades de las empresas que facturan más de 10 millones de euros. Dos meses después, al inicio de diciembre, se aprobaban medidas también de carácter tributario dirigidas a cumplir el objetivo de consolidación fiscal. En estas últimas se incluye la limitación de las deducciones en el Impuesto de Sociedades, el aumento de impuestos especiales y otras medidas de carácter fiscal y social.

En el ámbito europeo de los mercados de capitales y tras la aprobación en julio de 2014 de la Directiva 2014/65/UE relativa a los mercados de instrumentos financieros conocida como MIFID II, y el Reglamento 600/2014 o MIFIR, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA en sus siglas en inglés) ha publicado en 2015 y 2016 numerosas normas técnicas de regulación e implementación que desarrollan diversas disposiciones de la MIFID II y la MIFIR. El Consejo de la Unión Europea decidió en julio de 2016 retrasar un año la aplicación de las normativas MIFID II y la MIFIR al 3 de enero de 2018 debido a la complejidad técnica que supone su implementación para los distintos agentes afectados.

Si en 2015 se puso en marcha por parte de la Comisión Europea el proyecto de creación de una Unión de los Mercados de Capitales (CMU en sus siglas en inglés), a lo largo de 2016 la Comisión Europea ha pretendido acelerar las reformas que permitan avanzar en la creación del Mercado Único de Capitales con tres clases de actuaciones: la finalización urgente de las primeras medidas propuestas en el plan de acción, la aceleración de la próxima fase de futuras propuestas legislativas de la CMU y el desarrollo de nuevas prioridades que han de tener en cuenta los últimos desarrollos económicos y tecnológicos, como por ejemplo el rápido crecimiento del FinTech.

También en relación con el proyecto CMU en 2016 se ha revisado la regulación de los folletos de emisión (Prospectus Directive), cuyo objetivo es simplificar la información y mejorar el acceso de las pequeñas y medianas empresas a la financiación.  

Durante 2016 se ha avanzado en el desarrollo de la legislación sobre Abuso de Mercado en los mercados de valores y se han propuesto nuevas reglas relativas a la reestructuración y resolución de las Cámaras de Contrapartida Central.

Relevante es también la legislación sobre PRIIPS (Packaged Retail and Insurance-based Investment Products), pieza normativa fundamental que pretende mejorar la calidad de la información que se ofrece a los clientes de productos financieros. Esta normativa introduce un formato estandarizado, denominado Key Information Document (KID) que está diseñado para resumir las características fundamentales de un producto de inversión de forma simple y accesible para el consumidor. Con fecha 9 de noviembre de 2016 la Comisión Europea anunciaba el aplazamiento de la fecha de aplicación de esta normativa hasta el inicio de 2018 con la intención de asegurar una implementación fluida para los consumidores y garantizar la seguridad jurídica para el sector.

 

Copyright® Bolsas y Mercados Españoles 2017
[ http://www.bolsasymercados.es ]