Nota de Prensa

Las empresas no financieras del IBEX 35 ya se financian con más bonos que con crédito bancario

26 de octubre de 2016

Análisis sobre la estructura de financiación empresarial

  • La financiación con renta fija al cierre de 2015 en el conjunto de compañías no financieras del IBEX 35 alcanzó un importe de 115.000 millones de euros, frente a 83.000 millones en crédito bancario a corto y largo plazo. 
  • Los recursos propios de las compañías no financieras que han formado parte del IBEX 35 entre 2010 y 2015 aumentaron un 15,4%, mientras la financiación bancaria se redujo en casi un 40% y la financiación mediante emisiones de deuda aumentó un 23%. 
  • Aumenta el número de empresas no  financieras que emiten bonos, al pasar de 4 en 2008 hasta las 39 en 2014 y 31 en 2015. 
  • El MARF contribuye a esta tendencia con 26 empresas que han puesto en circulación emisiones por valor de 3.000  millones de euros desde 2013

 

Las principales empresas no financieras españolas cotizadas están contribuyendo a construir un sistema financiero más equilibrado, flexible y resistente. De acuerdo con el análisis elaborado por el Servicio de Estudios de BME a partir de las cuentas auditadas de un conjunto homogéneo de compañías no financieras del IBEX 35, entre 2010 y 2015 los recursos propios de este grupo aumentaron un 15,4% y su endeudamiento financiero se redujo un 12,2%, con un descenso de casi el 40% en crédito bancario y un aumento paralelo del 23% en las emisiones de renta fija.

 

La evolución descrita resulta coherente con las cifras recogidas en el estudio titulado “La financiación de las empresas españolas en los mercados de bonos” que analiza lo sucedido en el período 2006-2015. Según este trabajo, elaborado por expertos y también disponible en la web de BME, “el volumen total de emisiones se incrementó considerablemente a partir del año 2009, en línea con la tendencia global de una mayor financiación vía mercados de capitales tras la crisis financiera. Así, el volumen anual medio emitido pasó de 10.680 millones de dólares durante el periodo 2000-2008 a 27.429 millones de dólares durante el periodo 2009-2015”.

 

Estos datos denotan con claridad que las principales empresas no financieras, la mayoría presentes en el IBEX 35, están siguiendo la estrategia de reestructuración financiera recomendada por la mayoría de organismos financieros internacionales: más capital y una menor dependencia del canal bancario en su financiación en favor de un mayor peso de instrumentos de deuda negociable en su estructura global de captación de recursos ajenos.

 

La financiación con renta fija al cierre de 2015 en el conjunto de compañías no financieras del IBEX 35 alcanzó un importe de 115.000 millones de euros, frente a 83.000 millones en crédito bancario a corto y largo plazo.

 

La suma total de los recursos propios del grupo de cotizadas no financieras mencionado ascendía en 2010 a algo más de 151.000 millones de euros, un 26,5% de su balance, mientras que en las cuentas auditadas de 2015 se elevaba hasta los 175.000 millones, un 30,5%. El fortalecimiento de la financiación propia en forma de capital se ha visto favorecido no solo por el beneficio retenido sino también por la apelación al mercado bursátil en forma de ampliaciones de capital, cuyos volúmenes para el conjunto del mercado bursátil se han mantenido entre 2012 y 2015 en cifras cercanas a los 30.000 millones de euros de valor efectivo. 

Según el trabajo llevado a cabo por el Servicio de Estudios de BME, en el  período 2010-2015, el conjunto de empresas no financieras integradas en el IBEX 35 ha visto rebajada su deuda financiera un 5,1% desde los 421.000 millones de euros hasta cerca de 400.000 al cierre de 2015. Dentro del endeudamiento financiero destaca la reducción de la financiación bancaria en un 39,8% y el aumento de las emisiones de deuda en un 23%. Distinguiendo por plazos, la deuda corporativa a largo plazo aumenta un 13,7% hasta los 94.700 millones en 2015, situándose esta cifra ya por encima de la financiación bancaria a largo plazo al cierre del mismo año (65.800 millones de euros). Por su parte, la deuda corporativa  a corto plazo crece un 96,8% hasta los 20.300 millones de euros de 2015, concentrándose el crecimiento sobre todo en 2015.

 

De acuerdo al mencionado documento, en los años 2007 y 2008 solo 8 y 4 empresas no financieras españolas fueron capaces de emitir en los mercados de bonos. Apenas 5 años después, en 2013, fueron 30 las empresas que emitieron, aumentando el número en 2014 a 39 y en 2015 a 31. Los importes emitidos también se multiplicaron: pasando de los 8.980 millones en 2008 a los 38.090 en 2013, los 30.000 en 2014 y los 24.490 millones en 2015.

 

BME también ha contribuido de forma importante a este fenómeno al ampliar las opciones de financiación para las empresas con la puesta en marcha en 2013 del MARF. Desde su creación, 26 compañías han llevado a cabo emisiones de forma directa y otras 122 más lo han hecho mediante Fondos de Titulización, por un importe global que se acerca a los 3.000 millones de euros.

 

“La presencia creciente de empresas en mercados públicos de cotización, tanto con instrumentos de renta variable como de renta fija, es una noticia extraordinariamente positiva en términos de fomento del tamaño empresarial, el empleo y, en suma, el crecimiento económico en España. Creo que es un elemento representativo de una dinámica que debería tenerse más en cuenta a la hora de diseñar políticas y medidas para conseguir que nuestra economía alcance más y mejores niveles de competitividad” ha señalado Domingo García Coto, director del Servicio de Estudios de BME.

 

Los artículos completos se pueden consultar en: 

Las grandes cotizadas no financieras consolidan el cambio estructural en su financiación 

La financiación de las empresas no financieras españolas en los mercados de bonos

Copyright® Bolsas y Mercados Españoles 2016
[ http://www.bolsasymercados.es ]