Informe de Mercado 2019. Resumen del año.

2019 ha sido un año positivo para los mercados financieros internacionales con elevadas rentabilidades generalizadas en los mercados de acciones y Renta Fija. Por el contrario, no se han cumplido ni las expectativas de una recuperación más sostenida del crecimiento económico mundial, ni la consolidación de políticas monetarias tendentes a la normalización por parte de los principales Bancos Centrales, ni la vuelta a tipos de interés reales positivos. En octubre, el FMI estimaba un crecimiento mundial para 2019 del 3%, seis décimas menos que en 2018 y la tasa más baja de la última década tras la crisis financiera.

En la economía europea, y la Eurozona en particular, la desaceleración ya apreciable a finales de 2018 se ha agudizado con el frenazo de la industria alemana y la incertidumbre generada por el Brexit. En España, la economía ha confirmado la entrada en una fase más madura del ciclo, frenada en gran medida por la desaceleración mundial y europea, las tensiones y la reducción del comercio internacional y la incertidumbre política interna y externa. No obstante, de acuerdo con las previsiones de otoño del FMI, España mantendrá crecimientos esperados superiores a las principales economías europeas: el PIB crecerá casi un 2% en 2019 y un 1,8% en 2020 frente al 1,2% y 1,4%, respectivamente, de la Eurozona.

Bolsas e Índices internacionales

Los principales índices bursátiles mundiales acumulaban en 2019 hasta el cierre de noviembre una rentabilidad alrededor del 22%, compensando las pérdidas del 10% del año anterior. Las Bolsas europeas también han obtenido ganancias importantes: el Euro STOXX 50 subía un 23,5% hasta noviembre y mejorando este registro se encontraban los índices de Grecia (+47,0%), Italia (+26,9%), Alemania (+25,4%), Francia (+24,8%) o Suiza (+24,5%). Prácticamente en línea con el índice paneuropeo estaban Holanda (+22,4%) o Bélgica (+20,4%), y ya con rentabilidades por debajo del 20% se encontraban Portugal (+18,4%) Austria (+14,4%), Noruega (+11,4%), el IBEX 35 (+13%), o el Reino Unido (+9,2%). El peor comportamiento relativo del sector bancario europeo (un +2,1% subían los Bancos del STOXX 600), y particularmente del español, con fuerte ponderación en la Bolsa, ha lastrado el comportamiento del IBEX 35.

Los mercados norteamericanos han vuelto cerrar el año con alzas marcando nuevos máximos históricos en noviembre apoyados por la vuelta de la Reserva Federal a una política monetaria expansiva con tres rebajas de tipos de interés de intervención en el año. Sus principales índices alcanzaban hasta noviembre rentabilidades en línea con las medias mundiales y en algunos casos bastante por encima. El Dow Jones subía un 20,3%, el S&P 500 un 25,3% y el Índice Nasdaq 100 de componente tecnológico, un 32,8%. Los mercados emergentes subían un +9,10% hasta noviembre, según el índice global MSCI EM, con Latinoamérica (+10,5%) superando ligeramente este registro.

Inversión en acciones españolas: capitalización, negociación, liquidez y rentabilidad por dividendo

Las cotizaciones de los valores de la Bolsa española han evolucionado de forma positiva, con el IBEX 35 subiendo un 13% y el IBEX con Dividendos consiguiendo un rendimiento del 13,59%, ambos hasta diciembre. El 66% de los valores cotizados cierra el año con ganancias. No obstante, un año más, el gran peso del sector financiero bancario en el conjunto penaliza la comparación frente a otros índices internacionales de referencia. Los índices de empresas de menor tamaño han tenido un comportamiento parejo al índice principal. El IBEX Small Cap, compuesto por 30 compañías, gana algo más de un 10% hasta diciembre y el IBEX Medium Cap, compuesto por 20 empresas, registraba ganancias anuales acumuladas cercanas al 8%. El IBEX MAB 15 ha subido más de un 40% en este periodo.

Gran importancia para la rentabilidad la tienen los dividendos de las empresas cotizadas españolas, que vuelven a ser una referencia de rentabilidad en el mundo. La Bolsa española se sitúa un año más en posiciones de liderazgo internacional con un 4,6% de rentabilidad anual por dividendo al cierre del mes de octubre, según datos homogéneos de MSCI. En los últimos 32 años la media histórica de los datos mensuales es de 4,04% por encima de las principales bolsas desarrolladas del mundo. Es este, sin duda, uno de los atractivos de la Bolsa española para los inversores extranjeros que eran propietarios del 48% del valor total de las empresas cotizadas españolas al cierre de 2018, 14 puntos más que hace 12 años. En cuanto a importes distribuidos, la retribución total al accionista en la Bolsa española en forma de dividendos y otras fórmulas alcanza en 2019 los 28.232 millones de euros hasta noviembre, un 8,9% más que hace un año. La capitalización o valor de mercado conjunto de las compañías cotizadas en la Bolsa española ha vuelto a situarse por encima del billón de euros al cierre de noviembre de 2019, en concreto 1,08 billones, un 9% más que al cierre de 2018, como reflejo de la subida de las cotizaciones y el aumento del capital de algunas empresas relevantes.

El número de compañías admitidas a negociación en todos los segmentos suma 2.889 empresas, con una disminución de 123 empresas respecto al cierre del año anterior.

Comportamiento distinto a las cotizaciones ha seguido la contratación de Renta Variable donde la actividad en los mercados europeos de acciones y en el español en particular ha sido inferior a la del año pasado. Los volúmenes de contratación de acciones en la Bolsa española presentaban en 2019 hasta noviembre una caída del 21,8% respecto al mismo período del año anterior, hasta los 428.978 millones de euros. El número de operaciones que respaldaban ese valor efectivo era de 34,4 millones, un 16% menos que hace un año.

En el ámbito de la liquidez, en 2019 la Bolsa española sigue siendo el referente de sus valores cotizados. Tanto las horquillas de precios (diferencia entre los precios a la compra y a la venta de los valores) como la profundidad del libro de órdenes (el número de títulos asociados a los precios de oferta y/o demanda) se mantienen en posiciones muy destacadas. A lo largo de 2019 la horquilla promedio de los valores incluidos en el índice IBEX 35 se ha mantenido en mínimos históricos con un “spread” medio en noviembre del 0,0504% (5,04 puntos básicos o pb).

En cuanto a ETFs, el mercado español sigue viéndose penalizado por la diferente fiscalidad aplicable a este producto de inversión dependiendo de si cotiza o no en la Bolsa española o en otras Bolsas internacionales. Hasta noviembre se habían negociado ETFs en la Bolsa española por un importe de 1.538,76 millones de euros, en 55.766 operaciones. Estos importes representan descensos frente al mismo período de 2018 del 45,9% y del 30,4%, respectivamente.

También en la Bolsa española se negocian warrants, productos que permiten el apalancamiento y la gestión de carteras de inversión. La ausencia de volatilidad en el mercado durante los tres últimos años, hace que los productos negociados asimilables a esta categoría tengan menos encaje en las estrategias de los inversores. A cierre de noviembre de 2019 había 3.273 emisiones de warrants vivas en el mercado, cerca de 800 más que al cierre de diciembre de 2018 pero con registros de actividad mucho más bajos.

Financiación en forma de capital: inversores, ampliaciones, OPVs y salidas a Bolsa.

La base inversora de la Bolsa española se mantiene amplia y diversificada con los inversores extranjeros como grupo más importante con un 48% de participación en el capital del conjunto de compañías cotizadas de acuerdo con datos de cierre de 2018, récord histórico. En 2019 hasta noviembre, los nuevos flujos de inversión y financiación en acciones alcanzan los 15.316 millones de euros y la Bolsa española se sitúa decimotercera del mundo y segunda de la UE, de acuerdo con los datos suministrados por la Federación Mundial de Bolsas (WFE).

En cuanto a nuevas salidas a Bolsa han vuelto a ser escasas mientras crece el recurso al Capital Riesgo o Private Equity como mecanismo de financiación vía recursos propios de las empresas. En Europa, de acuerdo con el “Observatorio de salidas a Bolsa”, que publica la consultora PwC, las operaciones de salida a Bolsa (OPV) se redujeron en los 3 primeros trimestres de 2019 un 40% en número y un 55% en volumen frente a lo anotado en los mismos nueve meses de 2018.

El mercado principal de la Bolsa española ha recibido un valor nuevo, Grenergy, en 2019 mientras el MAB ha sido más activo y hasta diciembre se habían incorporado 22 nuevas empresas.

Las empresas cotizadas en el mercado principal de la Bolsa española hasta noviembre de 2019 han realizado 46 operaciones de ampliación de capital por las que se obtuvieron unos recursos de 10.542 millones de euros.

Las empresas de todos los segmentos del MAB entre enero y noviembre de 2019 han llevado a cabo 60 operaciones de ampliación de capital mediante las que obtuvieron recursos por importe de 1.617 millones de euros, cifra que duplica (+112%) el total captado en el mismo periodo del año anterior.

MAB: inversión y financiación

El MAB prosigue su camino para convertirse en una opción preferente para empresas pequeñas y medianas en expansión. Al cierre del mes de noviembre eran 122 las empresas cotizadas MAB. En conjunto, su capitalización se acerca a los 15.000 millones de euros, un 30% más que hace un año.

En términos de volúmenes negociados se habían intercambiado en 2019 hasta el 19 de noviembre acciones de las Empresas en Expansión por valor de 146,7 millones de euros, un 34% más que en el mismo período de 2018. El número de operaciones que soportan esta cifra es de 55.969, un 16% más. También es significativo el fuerte incremento de la negociación de acciones de las SOCIMIs del MAB. Hasta noviembre crecía más del doble hasta cerca de los 50 millones de euros el volumen efectivo y más del 60% el número de operaciones ejecutadas en el mercado.

También está asumiendo un papel creciente el Entorno Pre Mercado (EpM) de BME que acerca a empresas jóvenes e innovadoras al ecosistema de financiación e inversión que representan los mercados de valores.

Operaciones corporativas: OPAs y otras M&A

La actividad relacionada con fusiones y adquisiciones ha vuelto a ser muy destacada en el año. Hasta noviembre de 2019 se han llevado a cabo en la Bolsa española 8 Ofertas Públicas de Adquisición (OPAs) sobre las siguientes compañías: Barón de Ley, Bodegas Bilbaínas, Telepizza Group, Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA), Natra, General de Alquiler de Maquinaria (GAM), Parques Reunidos y BME, todas con resultado positivo excepto la última que al cierre de noviembre solo ha sido admitida a trámite. El importe efectivo total de las 7 OPAS con resultado positivo ha alcanzado los 835 millones de euros.

Al margen de las OPAs, en 2019 se han llevado a cabo operaciones de fusión y adquisición en las que han estado involucradas empresas cotizadas en la Bolsa española: Audax Renovables, Inmobiliaria Colonial SOCIMI, SolarPack y Banco Santander, que finalizó, este último, la adquisición su filial Santander México mediante un canje de títulos. A finales de noviembre hay otras dos operaciones muy relevantes pendientes de concluir: la adquisición por parte de Iberia (filial de IAG), de todo el capital social de Air Europa por 1.000 millones de euros y la fusión entre Mediaset Italia y Mediaset España.

Renta fija cotizada: financiación e inversión

El año ha sido muy positivo para los activos y mercados de Renta Fija como consecuencia del cambio en el sesgo de la política monetaria por parte de los bancos centrales, con la vuelta a las políticas de expansión cuantitativa, bajadas de tipos de interés e inyecciones de liquidez. En este contexto, con la adaptación a las exigencias de transparencia y reporting establecidas por MiFID II, las plataformas electrónicas de contratación de los mercados españoles de renta fija han visto incrementada su actividad de forma notable.

En los principales mercados de Deuda Pública se ha producido una aguda caída de las rentabilidades, más sorprendente si cabe por los niveles tan reducidos de los cuales se partía. El Bono norteamericano a 10 años iniciaba el año con una rentabilidad del 2,68% y al inicio de diciembre se encontraba en 1,84%, habiendo tocado mínimo en el 1,46%. En cuanto a los Bonos españoles a 10 años, iniciaban el año con rentabilidades del 1,42%, ascendían hasta un máximo del 1,51% unos días después y a partir de entonces comenzaba una senda de reducción hasta el impresionante nivel mínimo del 0,04% en agosto. El repunte posterior los llevaba hasta el 0,49% al inicio de diciembre.

En el mercado regulado de Deuda Pública de BME que opera sobre la plataforma SEND, al cierre del mes de noviembre el saldo en circulación de Deuda española alcanzaba los 1,016 billones de euros, con un crecimiento del 1,9% interanual y un saldo vivo superior a los 6,4 billones de euros.

Otro aspecto destacable ha sido la vuelta a los mercados de emisión durante 2019 de Baleares, Castilla y León, Andalucía y el Principado de Asturias.

Como consecuencia de todo ello, la contratación electrónica de Deuda Pública en la plataforma SEND del mercado regulado de Renta Fija AIAF ha experimentado un fuerte impulso, hasta alcanzar los 166.425 millones de euros a noviembre, un73% más. La Deuda Pública negociada a través de SENAF, plataforma multilateral de creadores de mercado de deuda, también gestionada por BME, ha alcanzado un volumen de 152.661 millones de euros en 2019 hasta noviembre, con un crecimiento del 62%.

El mercado de Deuda Corporativa ha tenido significativos crecimientos como consecuencia de la mayor actividad registrada por los emisores corporativos y financieros, que se han visto beneficiados por las buenas condiciones de liquidez y tipos de interés históricamente bajos. Estas emisiones aumentaron un 59% entre enero y noviembre de 2019, hasta superar los 98.346 millones de euros.

El MARF se ha consolidado como una realidad para la financiación empresarial. Se creó en 2013 para facilitar las emisiones de Renta Fija de empresas de diversos tamaños. Desde su puesta en marcha han sido 78 las empresas que han acudido a él para financiarse, de las cuales 6 son compañías portuguesas.

El MARF cerró los once primeros meses de 2019 con un saldo vivo de emisiones de deuda corporativa de 5.352,9 millones de euros. El saldo vivo total crece un 61,2% en 2019 hasta noviembre y se sitúa en los 5.353 millones de euros.

Derivados: futuros y opciones

La actividad de MEFF, el mercado de Derivados de BME, aumenta casi un 3% en 2019 hasta noviembre, en un entorno de reducida volatilidad. Los futuros sobre acciones individuales crecen un 48% y los productos derivados relacionados con la cobertura de los pagos de dividendos duplican su volumen.

De acuerdo con el índice de volatilidad VIBEX, la volatilidad implícita media diaria de los once primeros meses del año ha sido del 13,9% con una caída de 1,1 puntos respecto a 2018 y casi 10 puntos menos que en 2016.

MEFF lanzó en junio los contratos de futuros sobre divisas xRolling® FX. Son contratos de tipo “perpetuo”, con renovación automática al final del día y sobre 17 de los principales pares de divisas mundiales. El horario de negociación es de 23 horas.

El volumen nocional vivo de los derivados negociados en mercados organizados de todo el mundo ha tenido un crecimiento del 26,8% hasta junio de 2019, prolongando la tendencia de los años precedentes.

Compensación

En su conjunto, medido en contratos, la actividad del segmento de Derivados Financieros durante los once primeros meses ha aumentado un 2,9% en 2019 con respecto al mismo período de 2018. Este incremento se debe fundamentalmente al aumento en la negociación de los Futuros sobre Acciones, los Futuros sobre Dividendos de Acciones y los Futuros IBEX 35 Impacto Dividendo.

En el segmento de Renta Variable se ha registrado una media diaria de 293.521 operaciones (compras más ventas), con un efectivo (un solo lado) medio diario negociado de 1.808 millones de euros, un 19% inferior al de 2018, con un volumen medio de títulos de algo más de 703 millones diarios. En la actualidad, el segmento cuenta con 24 miembros compensadores.

Para las operaciones sobre deuda Pública con pacto de recompra (repo) negociadas bilateralmente, BME Clearing ofrece servicios de registro y contrapartida central, eliminando así el riesgo de contrapartida para las 25 entidades que participan en la cámara.

Durante el año 2019 hasta noviembre, el volumen total registrado ha alcanzado los 333.908 millones con 318 operaciones de media mensual, lo que supone un aumento muy significativo sobre los 133.569 millones de euros y 190 operaciones de media mensual del mismo periodo del año anterior.

BME Clearing comenzó a prestar en mayo de 2018 el servicio para el gas natural dentro del Segmento de Energía. Desde entonces hasta noviembre de 2019 se han sumado 29 entidades participantes, con un volumen registrado de 225.000 MWh y una posición abierta de 721.500 MWh, cifras muy superiores a lo previsto.

Registro de operaciones de Derivados: REGIS-TR

REGIS-TR, el registro desarrollado conjuntamente por BME y Deutsche Börse, es uno de los más grandes de Europa con 1.600 cuentas abiertas en 2019, que procesa entre 8 y 10 millones de mensajes de transacciones al día. La información relativa a las operaciones y posiciones se proporciona a 38 organismos reguladores europeos.

Copyright® BME 2020
[ http://www.bolsasymercados.es ]